Notas de Elena | Sábado 28 de noviembre del 2020 | La educación artística y científica | Escuela Sabática

Sábado 28 de noviembre
No hay nada que esté mejor calculado para vivificar la mente y fortalecer el intelecto que el estudio de la Palabra de Dios. Ningún otro libro es tan potente para elevar los pensamientos, y dar vigor a las facultades, como las amplias y ennoblecedoras verdades de la Biblia. Si la Palabra de Dios fuera estudiada como debiera serlo, los hombres tendrían una amplitud de opiniones, una nobleza de carácter y una estabilidad de propósito que rara vez se ve en estos tiempos. La búsqueda de la verdad recompensará a cada paso al que ande tras ella; cada descubrimiento abrirá campos más ricos para su investigación (Consejos para los maestros, p. 444).
La tarea de cada maestro y padre debería ser la de ligar la mente de los niños y jóvenes a las grandes verdades de la Palabra inspirada. Esta es la educación esencial para esta vida y la venidera. Y no se crea que esto coarta el estudio de la ciencia o rebaja el nivel de la educación. El conocimiento de Dios es tan ennoblecedor y vigorizante como el estudio de los grandes temas referentes a nuestra vida eterna. Asgan los jóvenes esas verdades de origen divino, y su mente se desarrollará y fortalecerá con el esfuerzo. Eso transportará a cada joven hacedor de la Palabra a un mundo de pensamiento más amplio y habrá de procurarle una riqueza de ciencia imperecedera (Mi vida hoy, p. 110).
Dios invita a los maestros a contemplar los cielos y estudiar sus obras en la naturaleza. “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su voz”. Salmos 19:1-3. ¿No nos esforzaremos por comprender las obras maravillosas de Dios? Haremos bien en leer a menudo el Salmo 19 a fin de comprender cómo vincula Dios su ley con sus obras creadas.
¿Podremos encontrar para nuestras escuelas algún libro de texto que esté tan lleno de declaraciones profundas y fervientes como la Palabra del Dios vivo? Entonces, ¿por qué se habría de dejarla a un lado por los escritos de autores incrédulos? ¿Qué libro más valioso podría ponerse en las manos de los estudiantes que aquél, que les enseña cómo pueden heredar la vida eterna? En nuestras escuelas deben recordarse las lecciones de la historia bíblica a los jóvenes para que los que no aman a Dios y no tienen interés en las cosas espirituales, puedan interesarse y aprender a amar la Palabra…
Tenga el alumno su Biblia siempre consigo, y a medida que se presente la oportunidad, lea un texto y medite sobre él. Mientras anda por las calles, espera en una estación de ferrocarril, aguarda el momento de una cita, aproveche la oportunidad de adquirir algún precioso pensamiento del tesoro de verdad (Consejos para los maestros, pp. 438, 446, 447).
=====================
NOTAS DE ELENA G. DE WHITE
ESCUELA SABÁTICA
Lecciones de Escuela Sabática para Adultos
Lección 10: Para el 5 de diciembre de 2020
LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA Y CIENTÍFICA
Cuarto Trimestre 2020
LA EDUCACIÓN
4to. Trimestre 2020



Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*