Notas de Elena | Lunes 15 de marzo del 2021 | ¿Quién es perdonado? (Isa. 59:15-21) | Escuela Sabática

Lunes 15 de marzo: ¿Quién es perdonado? (Isa. 59:15-21)
Es precioso el pensamiento de que la justicia de Cristo nos es imputada, no por ningún mérito de nuestra parte, sino como don gratuito de Dios. El enemigo de Dios y del hombre no quiere que esta verdad sea presentada claramente; porque sabe que si la gente la recibe plenamente, habrá perdido su poder sobre ella…
El pecador a punto de perecer, puede decir: “Soy un pecador perdido; pero Cristo vino para buscar y salvar lo que se había perdido. El dice; No vine a buscar a justos sino a pecadores al arrepentimiento. Soy pecador y él murió en la cruz del calvario para salvarme. No necesito estar perdido ni un momento más. El murió y resucitó para mi justificación. Y me salvará ahora. Acepto el perdón que él ha prometido” (The Faith I Live By, pp. 111, 112; parcialmente en La fe por la cual vivo, pp. 113, 114).
“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23​). Pero Cristo dio su vida para salvar a los pecadores en la sentencia de muerte. Él murió a fin de que nosotros vivamos. Por medio de su muerte, puso a la salvación al alcance de todos…
Hoy se envía a los ángeles para que ministren a los que serán herederos de la salvación, para que les ayuden a escapar de la esclavitud del poder de Satanás… A todo ser humano se le da libertad de elección. Debe decidir si permanecerá bajo la bandera negra de la rebelión, o bajo el estandarte ensangrentado del Príncipe Emanuel. Con gran afán el Cielo observa el conflicto entre el bien y el mal. Nadie sino el obediente puede entrar por las puertas de la ciudad de Dios. Sobre los que prefieren continuar en la transgresión se pronunciará al fin la sentencia de muerte. La tierra será purificada de sus malas obras, de su oposición obstinada a Dios (In Heavenly Places, p. 361; parcialmente en En los lugares celestiales, p. 363).
La gracia es un favor inmerecido y el creyente es justificado sin ningún mérito de su parte, sin ningún derecho que presentar ante Dios. Es justificado mediante la redención que es en Cristo Jesús, quien está en las cortes del cielo como el sustituto y la garantía del pecador. Pero si bien es cierto que es justificado por los méritos de Cristo, no está en libertad de proceder injustamente. La fe obra por el amor y purifica el alma. La fe brota, florece y da una cosecha de precioso fruto. Donde está la fe, aparecen las buenas obras. Los enfermos son visitados, se cuida de los pobres, no se descuida a los huérfanos ni a las viudas, se viste a los desnudos, se alimenta a los desheredados. Cristo anduvo haciendo bienes, y cuando los hombres se unen con él, aman a los hijos de Dios, y la humildad y la verdad guían sus pasos. La expresión del rostro revela su experiencia y los hombres advierten que han estado con Jesús y que han aprendido de él. Cristo y el creyente se hacen uno, y la belleza del carácter de Cristo se revela en los que están vitalmente relacionados con la Fuente de poder y de amor. Cristo es el gran depositario de la rectitud que justifica y de la gracia santificante {Mensajes selectos, t. 1, pp. 465, 466).
=============================
NOTAS DE ELENA G. DE WHITE
LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA 2021
Lectura del Folleto Comentarios de Elena G. de White
Lecciones de Escuela Sabática para Adultos
Lección 12: Para el 20 de marzo de 2021
EL DESEADO DE TODAS LAS GENTES
Primer Trimestre 2021
ISAÍAS
1er. Trimestre 2020 | Enero – Marzo 2021



Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*