Lección 6 | Martes 6 de agosto del 2019 | Opresores religiosos | Escuela Sabática Adultos

Martes 6 de agosto

OPRESORES RELIGIOSOS

Durante las mejores épocas de los reinos de Israel y Judá, el pueblo acudía al Templo a alabar a Dios, aunque incluso en ese entonces, su adoración a menudo se mezclaba con las incursiones de la idolatría y las religiones de las naciones vecinas. Pero según los profetas, incluso sus mejores intentos religiosos no eran suficientes para alejarlos de los males perpetrados en la tierra en su vida diaria. Y sin importar cuánto se esforzarán por ser religiosos mediante sus rituales de adoración, la música de sus himnos no podía ahogar el clamor de los pobres y los oprimidos.

Amós describió al pueblo de su época como “los que explotan a los menesterosos y dejan en la ruina a los pobres de la tierra” (Amós 8:4, RVC). Él percibió cuánto deseaban acabar con sus rituales para poder volver a abrir el mercado y seguir con sus negocios deshonestos para “comprar a los pobres por dinero, y a los necesitados a cambio de un par de zapatos” (Amós 8:6, RVC).

Lee Isaías 1:10 al 17; Amós 5:21 y 24; y Miqueas 6:6 al 8. ¿Qué les estaba diciendo el Señor a estos religiosos sobre sus rituales?

A través de sus profetas, Dios utiliza un lenguaje fuerte para ridiculizar la religión y la adoración que están desconectadas y que contrastan con el sufrimiento y la opresión de quienes los rodean. En Amós 5:21 al 24 (NVI), leemos que Dios dice que “detesta”, “aborrece” su adoración y generalmente está disgustado con ella. No le agradan sus reuniones, y descarta sus ofrendas y su música por ser inservibles.

En Miqueas 6, vemos una serie de sugerencias cada vez más exageradas, hasta burlonas, sobre cómo pueden adorar a Dios de manera más apropiada. El profeta ofrece en tono burlón la sugerencia de holocaustos, luego aumenta la oferta a “millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite” (Miq. 6:7) antes de llegar al terrible (aunque conocido) extremo de sugerir sacrificar al hijo primogénito para granjearse el favor y el perdón de Dios.

Sin embargo, en definitiva lo que el Señor realmente pedía era “solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios” (Miq. 6:8).

¿Alguna vez te sentiste culpable por estar más preocupado por las formas y los rituales religiosos que por ayudar a los necesitados? ¿Qué aprendiste de esa experiencia?

=============================

LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA

Lectura del Folleto de Adultos

Lección 6: Para el 10 de agosto de 2019

ADORAD AL CREADOR

Tercer Trimestre 2019 – Servir a los necesitados

“Uno de estos mis hermanos más pequeños”

Narración: Carlos Martín

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*