Lección 6 | Domingo 5 de mayo 2019 | La boda real | Escuela Sabática Jóvenes

DOMINGO 5 DE MAYO
LA BODA REAL
Evidencia: Cant. 4:1-7; 4:16; 7:1-9; 1 Cor. 6:15-20; Gál. 5:24-26
El mundo observó el precioso casamiento del príncipe Harry y Meghan Markle el 19 de mayo de 2018 en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor. El corazón de muchas personas fue conquistado por la música armoniosa que llenaba el lugar, el ambiente imponente de la ceremonia y, por supuesto, el gozoso afecto de la pareja recién casada. Al Intercambiar el príncipe Harry y Meghan sus votos frente a millones de espectadores, hicieron un compromiso de por vida de amarse y atesorarse mutuamente ante Dios.
El matrimonio es un hermoso don dado a la humanidad por el Creador. Con él vienen tanto desafíos como bendiciones especiales. Cuando se mantiene en su contexto apropiado, es una expresión profunda de amor.
Sin embargo, ideas erróneas comunes han llevado a las personas a creer que la Biblia está en contra del sexo. La Palabra de Dios no está en contra del sexo en sí mismo, sino en contra del mal uso de este don precioso. De hecho, Cantares describe una relación entre una joven novia sulamita y su amado, que se cree que era el rey Salomón. El libro expresa la hermosura del amor conyugal en el matrimonio entre la pareja (Cant. 4:1-7; 4:16; 7:1-9).
Desafortunadamente, el mal uso de este don ha llevado a muchos a los engaños del enemigo. La impureza sexual en esta generación está publicitada por todas partes (programas de televisión, carteleras, música, videos, etc.). Sin embargo, Pablo nos ruega: “Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios” (2 Cor. 10:5). La impureza sexual entorpece y provoca fallas en la Imagen que Dios quiso que la humanidad experimentara dentro del matrimonio. Abre heridas profundas de relaciones rotas y aumenta muchísimo la angustia emocional que, lamentablemente, muchas personas experimentan.
Cuando permitimos que nuestros deseos y pasiones gobiernen por sobre el plan de Dios para nuestra vida, podemos encontrarnos en estados de angustia. Afortunadamente, tenemos un Salvador amante que puede redimirnos. Podemos tener la seguridad de que “si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad” (1 Juan 1:9).
Nuestros cuerpos no son nuestros propios (1 Cor. 6:15-20). Cuando primeramente nos entreguemos por completo a Dios, entenderemos cómo entregarnos completamente y expresar amor verdadero dentro del contexto del matrimonio (1 Cor. 7:3-5). Por tanto, dejemos de lado con humildad las pasiones y los deseos lujuriosos del corazón y elijamos vivir por el Espíritu, en total pureza y verdad (Gál. 5:24-26).
PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Cómo podemos permanecer puros mientras vivimos en un mundo que se enfoca en la satisfacción egoísta de deseos y pasiones sexuales?
¿Cómo podemos deshacernos de las ideas erróneas comunes que tenemos acerca del sexo, que obstaculizan nuestra comprensión de la imagen ideal de Dios para el matrimonio?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 6: Para el 11 de mayo de 2019
EL MAJESTUOSO CANTO DE AMOR
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*