Lección 10 | Miércoles 4 de septiembre del 2019 | Ver. decir, hacer | Escuela Sabática Jóvenes

MIÉRCOLES 4 SEPTIEMBRE
VER. DECIR, HACER
Cómo hacer | Sal. 82:3; Prov. 31:9
Es una idea equivocada pensar que no es nuestra tarea involucrarnos en el activismo social o en protestar. Eso no podría estar más lejos de la verdad. La Biblia está repleta de versículos que nos recuerdan nuestros deberes hacia las comunidades que nos rodean. Aquellos que dicen ser justos por medio de la sangre de Jesús deberían poder traer alivio, no solo a los pobres sino también a todos los afligidos, débiles, huérfanos y desamparados (Sal. 82:3). Suena muy bien, pero ¿cómo se supone que ayudarás a quienes no pueden ayudarse a sí mismos?
Lo primero que hay que hacer es verlos problemas que te rodean. Suena muy simple, pero a algunos nos puede significar un poco de práctica. Somos egoístas por naturaleza, y ver un problema que afecta a otro y no a nosotros puede ser difícil. Siempre nota qué puede hacerse para traer alivio a la comunidad cercana a tu casa o iglesia. Si no puedes verlo, pregunta a los oficiales de tu barrio o localidad qué puedes hacer para ayudar.
Lo segundo que tienes que hacer luego de identificar una necesidad es “decir algo”. Comienza la conversación y crea consciencia sobre el tema. Algunos quizá ni siquiera saben que hay una necesidad frente a sus narices. Crear consciencia sobre los problemas de nuestra sociedad acerca mucho a las personas para ayudar a resolverlos. Es nuestro trabajo como cristianos identificar y crear consciencia, pero allí es donde muchos de nosotros nos detenemos. Vemos un artículo o una publicación en Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat, y se nos rompe el corazón. Hablamos de eso con nuestro círculo íntimo de amigos, y luego no hacemos nada.
En los Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Nacional y muchos departamentos de policía tienen el eslogan “Si ves algo, di algo”. Mientras que eso puede ser suficiente para esas entidades, no es suficiente para nosotros. Decir algo no debería ser tu máxima contribución para resolver el problema. El siguiente paso es organizar y traer alivio a quienes lo necesitan. Debemos hacer algo ahora. No necesitas ir tan lejos para servir. Las misiones son una manera de abordar una necesidad, pero también puedes dar de ti a tu comunidad más cercana. No podemos alcanzar a las personas para Cristo a menos que sepan que nos preocupamos por ellas. Entonces, ve el problema, di algo, ¡y luego organízate y haz algo!
Ver, decir, ¡hacer!
PARA PENSAR Y DEBATIR:
¿Cuáles son las necesidades de tu comunidad o de la iglesia a la que perteneces?
¿Qué organizaciones están generando consciencia sobre esos problemas?
¿Cómo puedes contribuir a ayudar a resolver los problemas dentro de tu comunidad?
=============================
ESCUELA SABÁTICA PARA JÓVENES
Lectura del folleto Joven
Lección 10: Para el 7 de septiembre del 2019
COMO VIVIR EL EVANGELIO
Tercer Trimestre 2019 – Servir a los necesitados
Narración: Adan Vicente

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*