Notas de Elena | Miércoles 3 de abril del 2024 | El amor encuentra una manera | Escuela Sabática

Miércoles 3 de abril: El amor encuentra una manera
¡Cuán inconfundiblemente claras eran las profecías de Isaías res- pecto a los sufrimientos y la muerte de Cristo! …
Aun la forma de su muerte había sido prefigurada. Como la serpiente de metal había sido levantada en el desierto, así iba a ser levantado el Redentor venidero, para que “todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 3:16…
Pero el que iba a sufrir la muerte a manos de hombres impíos, se levantaría de nuevo como un vencedor del pecado y del sepulcro. Bajo la inspiración del Todopoderoso, el dulce cantor de Israel había dado testimonio de las glorias de la mañana de la resurrección. “También mi carne —proclamó alegremente— reposará segura. Porque no dejarás mi alma en el sepulcro; ni permitirás que tu santo vea corrupción”. Salmo 16:9, 10.
Pablo mostró cuán estrechamente había ligado Dios el servicio de los sacrificios con las profecías relativas a Aquel que iba a ser llevado como cordero al matadero. El Mesías iba a dar su vida como “expiación por el pecado”. Mirando hacia adelante a través de los siglos las escenas de la expiación del Salvador, el profeta Isaías había testificado que el Cordero de Dios “derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los perversos, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores”. Isaías 53:7, 10, 12 (Los hechos de los apóstoles, pp. 183, 184).
El unigénito Hijo de Dios se dispuso a dejar las cortes celestiales y venir a este mundo para vivir en medio de gente desagradecida que no quería aceptar su misericordia y su gracia. Aceptó vivir una vida de pobreza, y soportar sufrimientos y tentaciones. Fue varón de dolores, experimentado en quebranto. La Palabra declara: “Como que escondimos de él el rostro”. Isaías 53:3. Uno de sus discípulos, Pedro, lo negó, y Judas lo traicionó. La gente que vino a bendecir lo rechazó. Lo sometieron a la vergüenza y le causaron indecibles sufrimientos. Le pusieron una corona de espinas que traspasó sus santas sienes. Lo azotaron y lo clavaron a la cruz. No obstante, en medio de todo esto, ni una sola palabra de queja se escapó de sus labios…
Cristo soportó todos esos sufrimientos para obtener el derecho de conferir justicia eterna a todos los que creyeran en él. ¡Oh, cuando pienso en esto, llego a la conclusión de que jamás debería brotar de mis labios la menor queja! (Cada día con Dios, 26 de julio, p. 214).
En ocasión de la crucifixión de Cristo, los que habían sido sanados no se unieron con la turba para clamar: “¡Crucifícale! ¡crucifícale!” Sus simpatías acompañaban a Jesús; porque habían sentido su gran simpatía y su poder admirable. Le conocían como su Salvador; porque él les había dado salud del cuerpo y del alma. Escucharon la predicación de los apóstoles, y la entrada de la palabra de Dios en su corazón les dio entendimiento. Llegaron a ser agentes de la misericordia de Dios, e instrumentos de su salvación (El Deseado de todas las gentes, p. 135).
=============================
NOTAS DE ELENA G. DE WHITE
LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA 2024
Lectura del Folleto
Comentarios de Elena G. de White 2024
Lecciones de Escuela Sabática para Adultos
Lección 1: Para el 6 de abril del 2024
LA GUERRA DETRÁS DE TODAS LAS GUERRAS
Segundo trimestre 2024
EL GRAN CONFLICTO
2do. Trimestre 2024 | Abril – Mayo – Junio 2024
Visítenos en: www.escuelasabatica.es
#NotasdeElena #EscuelaSabática #LeccióndeEscuelaSabática
Narración: Adan Vicente



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*