Lección 7 | Lunes 12 de agosto del 2019 | Jesús también era pobre, ¡pero ayudaba! | Escuela Sabática Jóvenes

LUNES 12 AGOSTO

JESÚS TAMBIÉN ERA POBRE. ¡PERO AYUDABA!

Testimonio: Mat. 25:40; 19:21

¿Jesús era pobre? Jesús no nació en un palacio; ¡nació en un establo! No lo colocaron sobre una cuna hermosa; durmió en un pesebre. De adulto, dijo: “El Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza” (Luc. 9:58). Jesús, el Dueño del universo, eligió identificarse con los más pobres de la sociedad.

¿Cómo se relacionó Jesús con los pobres y necesitados? Jesús alimentó a los pobres, los sanó y se juntó con ellos (Mat. 14:13-21; Luc. 18:31-40); los invitó al Reino de Dios (Luc. 14:15-24), y les predicó las buenas nuevas. Su misión era dar la vista al ciego, hacer que el paralítico caminara, limpiar a los leprosos, abrir los oídos del sordo, resucitar muertos y proclamar las buenas nuevas a los pobres (Mat. 11:4-6).

Así mismo, nosotros deberíamos cuidar de los pobres por las siguientes razones:

Jesús nos juzgará por cómo tratamos a los pobres. “Al poner entre ellos a los desamparados y a los pobres, para que dependan de su cuidado, Cristo prueba a los que dicen ser sus discípulos. Por nuestro amor y servicio en pro de sus hijos necesitados revelamos lo verdadero de nuestro amor a él. Desatenderlos equivale a declararnos falsos discípulos, extraños a Cristo y a su amor”.’

Los pobres tienen derecho a nuestra simpatía. “El Señor atiende a la viuda y a los huérfanos, no mediante un milagro, como el envío de maná del cielo, ni por cuervos que les lleven de comer; sino por medio de un milagro realizado en corazones humanos, al desalojar de estos el egoísmo y abrir las fuentes del amor cristiano. A los afligidos e indigentes los encomienda a sus discípulos como un encargo precioso. Tienen el mayor derecho a nuestra simpatía’.2

Anima la temperancia. “¡Cuántos recursos se gastan en cosas que son meros ídolos, cosas que embargan el pensamiento, el tiempo y la energía que deberían dedicarse a usos más nobles! ¡Cuánto dinero se derrocha en casas y muebles lujosos, en placeres egoístas, en manjares costosos y malsanos, en perniciosos antojos! […]. ¿En cosas superfluas y muchas veces perjudiciales gastan los cristianos de profesión mucho más de lo que gastan en el Intento de arrebatar almas de las garras del tentador”?

No importa cuál sea nuestra situación financiera, cada discípulo de Cristo es llamado a cuidar de los pobres con todos los recursos a su disposición. Al hacerlo, profesamos nuestro amor por Dios. Tal servicio no es una opción, sino una obligación. Esto es así porque todo lo que tenemos pertenece a Dios, ¡y él nos ha ordenado servir!

PARA PENSAR Y DEBATIR

¿Por qué Jesucristo, el Rey de reyes, nació en un contexto tan humilde?

¿Cómo pueden los pobres tener derecho a mis recursos, obtenidos con arduo trabajo?

=============================

ESCUELA SABÁTICA PARA JÓVENES

Lectura del folleto Joven

Lección 7: Para el 17 de agosto de 2019

JESUS Y LOS NECESITADOS

Tercer Trimestre 2019 – Servir a los necesitados

Narración: Adan Vicente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*