Lección 6 | Miércoles 8 de mayo 2019 | Un matrimonio bendecido | Escuela Sabática Jóvenes

MIÉRCOLES 8 DE MAYO
UN MATRIMONIO BENDECIDO
Cómo hacer: Isa. 54:5; Mat. 9:14-17; Mar. 2:21,22; 2 Cor. 5:17; 11:2; Efe. 5:17; Apoc. 19:7
Al levantarse de la pileta, hay gotitas de agua que aplastan su cabello contra su rostro. Una toalla blanca cubre sus hombros mientras explota un aplauso triunfante de la congregación. Es una celebración que hemos sido muy bendecidos en atestiguar: el bautismo de un nuevo seguidor de Jesucristo.
Para el cristiano que cree en la Biblia, el bautismo es una ceremonia de matrimonio para el nuevo creyente que ha elegido dedicar el resto de su vida a Cristo, y ha declarado públicamente su amor por él. Cuanto más profundizamos en nuestro pacto con él, más descubriremos que su amor por nosotros, la novia escogida, es más fuerte que nunca (Isa. 54:5; Apoc. 19:7). Puedes experimentar la belleza del matrimonio con Cristo cada día, simplemente al aplicar estos principios en tu vida diaria:
Deshazte de tus vestiduras manchadas. Antes de ponerte las nuevas vestiduras aprobadas para la nueva ocasión en nuestra vida, tenemos que quitarnos la vestimenta menos atrayente. Afuera lo viejo, bienvenido lo nuevo (Mat. 9:14-17; Mar. 2:21,22). Quizás te es difícil imaginar el amor verdadero porque tus padres se divorciaron o sufriste abusos en tu niñez. A pesar del dolor de tu pasado, Dios no te ama menos. Viste tus nuevas vestiduras con orgullo.
Renueva tu compromiso cada día. Los votos matrimoniales no terminan en el casamiento. No dices “Sí, quiero” en la ceremonia, y luego te vas a vivir separado de tu cónyuge. No, tu compromiso para con tu esposo o esposa es uno que debes vivir diariamente; de lo contrario, tu declaración de amor no vale nada. Muéstrale al mundo que estás casado con Cristo con la manera en que vives tu vida.
Recuerda el amor de Dios por ti. Es difícil estar en un lugar donde sientes que te rechazan, que no te aman ni te cuidan. A veces esto puede ser el resultado de haber sido rechazado en tu niñez, de haber sido hostigado en tu adolescencia o de que algún amigo o familiar te haya traicionado. Cualquiera sea tu caso, cobra ánimo al saber que el amor de Dios por ti no depende de cómo te hayan tratado otros en el pasado. De hecho, su amor sobrepasa todo eso. No te sueltes de su amor, porque cuando estás colgando del borde de un acantilado, Dios es tu única cuerda de salvamento y él todavía te está sosteniendo.
PARA PENSAR Y DEBATIR
¿De qué otras formas puedes reflejar tu matrimonio con Cristo para que otros lo noten?
¿De qué manera tu amor por Dios se traduce en tu comprensión de cómo debería ser un matrimonio?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 6: Para el 11 de mayo de 2019
EL MAJESTUOSO CANTO DE AMOR
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*