Lección 6 | Domingo 4 de agosto del 2019 | Conceptos de adoración | Escuela Sabática Jóvenes

DOMINGO 4 AGOSTO
CONCEPTOS DE ADORACIÓN
Evidencia: Sal. 115:1-8
El acto de adorar tiene dos aspectos principales: la esencia interna y la expresión pública. Esta última se refiere a los actos y servicios diarios que realizamos en conexión con la adoración. Pablo hace alusión a este aspecto de la adoración en Romanos 12:1: “Hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro verdadero culto” (RVR 95). Hay una cosa que se destaca en la declaración de Pablo: lo que hagamos con nuestra vida debe tener correlación con los estándares del Cielo. Eso es la adoración espiritual.
Para ilustrar la esencia interna de la adoración, Cristo expresó el tipo de fe que demostraban los fariseos y los escribas. Él dijo: “Este pueblo de labios me honra, más su corazón está lejos de mí” (Mat. 15:8, RVR 95). Cristo llamó a este tipo de adoración “vana” (vers. 9), lo cual equivale a cero, o nada. La adoración es vana si no se hace de corazón. Por tanto, incluso si realizamos muchas buenas obras y vamos a la iglesia cada sábado, si no tenemos esa conexión íntima con Dios, nuestra adoración no vale nada.
En el acto de la verdadera adoración exaltamos a Dios y reconocemos que existe por sobre nosotros y que es digno de nuestro afecto, nuestra adoración y nuestra atención. La exaltación puede ser directa (Éxo. 15:2), por medio de la proclamación de la grandiosidad de Dios, su control absoluto en nuestra vida, y la belleza y magnificencia de su creación.
De manera similar, podemos exaltar a Dios por medio de acciones y respuestas no verbales (Job 1:20; Juan 12:2,3). Ciertamente, el concepto de exaltación nos ayuda a reconocer a Dios y lo que él hace.
Luego está el concepto de expresión de la adoración. Exaltar significa reconocer a Dios y sus obras, su naturaleza y su carácter; expresarlo significa declarar las verdades que Dios nos ha revelado en la Biblia. Además de reconocer quién es Dios y qué hace, también debemos responder a lo que él nos ha mostrado.
La expresión puede ser física o verbal. Cantar alabanzas, aplaudir, arrodillarse o inclinarse en reverencia, levantar la voz o las manos, son todos ejemplos de respuestas físicas. Por otro lado, la expresión verbal ocurre cuando comunicamos a Dios nuestro amor y deseo por él, y nuestra necesidad de su gracia y su santidad.
Al expresarnos en la adoración, debemos enfocarnos en Dios y su carácter, tal como se los revela en la Biblia. Nuestra expresión debe tener base y apoyo bíblicos. En la adoración, tanto la exaltación como la expresión deben demostrar fe en la obra finalizada de Cristo, y deben glorificar a Dios.

PARA PENSAR Y DEBATIR
Además de la exaltación y la expresión, ¿qué otro concepto de adoración conoces?
¿Es posible hacer buenas obras sin tener fe en Dios? ¿Por qué Dios considera que esta forma de adoración no tiene valor?
=============================
ESCUELA SABÁTICA PARA JÓVENES
Lectura del folleto Joven
Lección 6: Para el 10 de agosto de 2019
ADOREN AL CREADOR
Tercer Trimestre 2019 – Servir a los necesitados
Narración: Adan Vicente

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*