Lección 13 | Martes 24 de septiembre del 2019 | Cómo alcanzar almas | Escuela Sabática Adultos

Martes 24 de septiembre
CÓMO ALCANZAR ALMAS
Las deliberaciones eclesiásticas a veces parecen quedar atrapadas en la aparente necesidad de elegir entre el énfasis en el trabajo social o la obra evangélica, la beneficencia o la testificación, la justicia o la evangelización. Pero cuando entendemos mejor cada uno de estos conceptos y observamos el ministerio de Jesús, la diferencia se deshace, y nos damos cuenta de que la predicación del evangelio y la obra para ayudar a los demás están estrechamente ligadas.
En una de las declaraciones más conocidas de Elena de White, ella lo explicó así: “Sólo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les pedía: ‘Sígueme’. […]
“Hay que aliviar a los pobres, atender a los enfermos, consolar a los afligidos y dolientes, instruir a los ignorantes y aconsejar a los inexpertos. Hemos de llorar con los que lloran y regocijarnos con los que se regocijan” (MC 143).
Como hemos visto, estas dos actividades del reino, la justicia y la evangelización, estaban estrechamente ligadas, no solo en el ministerio de Jesús sino en la primera comisión de Jesús a sus discípulos: “Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia” (Mat. 10:7, 8). En resumen, una de las mejores maneras de llegar a los demás con nuestro mensaje es atender sus necesidades.
Lee 1 Pedro 2:12 y Filipenses 2:15. ¿Qué dicen Pedro y Pablo sobre el poder testimonial de las buenas obras hechas por el pueblo de Dios?
La evangelización no tiene sentido ante la falta de pasión por la gente. Hay pasajes como 1 Juan 3:16 al 18 y Santiago 2:16 que enfatizan la contradicción de predicar el evangelio sin vivirlo. En su máxima expresión, la evangelización (llevar las buenas nuevas de esperanza, rescate, arrepentimiento, transformación y del gran amor de Dios) es una expresión de justicia.
Tanto la evangelización como el deseo de justicia surgen al reconocer el amor de Dios por los perdidos, los quebrantados y los que sufren; un amor que también aumenta en nuestro corazón bajo la influencia de Dios en nuestra vida. Nosotros no elegimos una actividad o la otra, sino que trabajamos con Dios al trabajar con la gente, al satisfacer sus verdaderas necesidades y al usar los recursos que Dios nos ha confiado.
Sin embargo, ¿cómo podemos asegurarnos de que, al hacer buenas obras por los demás, no descuidamos la predicación de las buenas nuevas de la salvación?
=============================
LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA
Lectura del Folleto de Adultos
Lección 13: Para el 28 de septiembre de 2019
UNA COMUNIDAD DE SIERVOS
Tercer Trimestre 2019 – Servir a los necesitados
“Uno de estos mis hermanos más pequeños”
Narración: Carlos Martín

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*