Lección 12 | Domingo 16 de junio 2019 | Ser el ejemplo de Dios comienza en el hogar | Escuela Sabática Jóvenes

DOMINGO 16 DE JUNIO
SER EL EJEMPLO DE DIOS COMIENZA EN EL HOGAR
Evidencia: Génesis 33; 1 Ped. 2:9
La misión más importante que Jesús nos dio alguna vez fue pintar una imagen de él al mundo. Quiere que seamos sus manos y sus pies. Anhela que irradiemos su carácter y su amor en todo lo que decimos y hacemos. Como dice 1 Pedro 2:9: “Él los eligió para que anuncien las poderosas obras de aquel que los llamó a salir de la oscuridad” (PDT). Pero al mirar hacia atrás a nuestra vida, ¿hemos sido los ejemplos que él quería que fuésemos, no solo para con los desconocidos, sino también para con nuestras familias?
Para la mayoría de nosotros, la respuesta probablemente sea no. Puede que seamos ejemplos cuando salimos de casa, pero esos ejemplos parecen palidecer al segundo en que llegamos a casa. Comenzamos a tratar a nuestros familiares con desprecio en lugar de tratarlos con amor. ¿Has oído el dicho que reza: “La caridad empieza por casa”?, pero ¿has pensado en que, quizá, ser ejemplos para Dios también comienza allí? Si las personas fueran a tu casa, ¿verían evidencia de la presencia de Dios, o se irían pensando que él no está allí?
Llevarse bien con las personas más cercanas de nuestra vida puede ser difícil a veces. Pero para que otros vean el amor de Dios en nuestro hogar, tenemos que mostrar ese amor y cuidado primero a nuestra familia. La experiencia de Jacob con su hermano Esaú es un buen ejemplo para estudiar. Su relación es una de las más complicadas en toda la Biblia. Se puede afirmar que no se llevaban muy bien, y cuando Jacob robó la primogenitura de Esaú su relación sufrió mucho. Haber estado distanciados por años hizo que lo que sucede en Génesis 33 sea aún más impactante. En el versículo 3 encontramos que Jacob ‘mientras iba acercándose a su hermano, se inclinó hasta el suelo siete veces” (Gén. 33:3, TLA). Al inclinarse siete veces, Jacob le mostró a Esaú un respeto que no le había brindado años antes. Es una lección sobre humildad y arrepentimiento en las relaciones familiares para traer reconciliación.
La humildad es el comienzo de un amor que debería brillar en cada rincón de nuestro hogar. No queremos ser acusados de mentirosos e hipócritas: de decir ser cristianos en público, pero no demostrarlo en casa. Por lo tanto, esfuérzate por ser como Jacob, cuya humildad salvó su relación con su hermano.

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿De qué maneras puedes mostrar amor a tus familiares para que tu hogar irradie la presencia de Dios?
¿Alguna vez experimentaste una relación tensa con alguno de tus hermanos? Si es así, ¿cómo manejaste la situación?
Si mi casa física está en orden, ¿están también mis pensamientos, palabras y acciones en consonancia con una testificación verdadera del Salvador?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 12: Para el 22 de junio de 2019
“¿QUÉ HAN VISTO EN TU CASA?”
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

Loading...
Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*