Lección 10 | Sábado 1 de junio del 2019 | La guerra del balde | Escuela Sabática Jóvenes

SÁBADO 1° DE JUNIO
LA GUERRA DEL BALDE
Introducción: Mat. 23:24
Corría el año 1325 en el pintoresco norte de Italia. Dos ciudades, Bolonia y Módena, vivían una rivalidad amarga por sus diferencias políticas y religiosas. Ya habían habido varios años de conflicto, pero entonces sucedió lo impensable: alguien se robó un balde de madera del fondo del pozo de la ciudad de Bolonia. Verás, un pequeño grupo de soldados de Módena se había infiltrado en secreto al centro de Bolonia y había logrado robar el balde de roble del fondo del pozo de agua de la ciudad. ¡Qué atrevimiento! Por supuesto, los pobladores de Bolonia, al descubrir la ausencia del balde, hicieron lo que toda autoridad civil racional, o ciudadano, haría cuando hieren su dignidad. Reunieron 32 mil soldados ¡y marcharon contra Módena en un acto de guerra! Los habitantes de Módena los enfrentaron con siete mil de sus propios soldados y rápidamente derrotaron a los de Bolonia, aunque hubo varios miles de muertos en ambos bandos. Aparentemente, hasta el día de hoy hay un antiguo balde de madera en Módena, a modo de recordatorio. Sí, ganaron la guerra por un balde de roble, pero ¿a qué costo?
En nuestras relaciones familiares, ¿cuán a menudo la historia del conflicto sigue un relato similar? Se desarrollan pequeñas diferencias entre quienes están cerca de nosotros, y las diferencias comienzan a agitarse y a crecer hasta que se declara una guerra total, ¡generalmente por algo de poco valor! Desgraciadamente, demasiado a menudo ocurren tragedias en las relaciones, y quedamos con algunos pedazos en las manos. En mi experiencia limitada, he llegado a la conclusión de que, demasiado a menudo, los seres humanos mezclamos lo que es realmente importante. Tendemos a maximizar las cosas menores y a minimizar las importantes.
Esta semana exploraremos lo que la Biblia dice sobre tratar con el conflicto y vivir en paz. Jesús nos presenta un camino claro que nos ayuda a enfocarnos en lo que es verdaderamente importante, el amor verdadero, y a poner en la perspectiva adecuada las cosas de menor importancia. Ser un discípulo de Jesús se trata de entregarse, estimar a otros como mejores que nosotros, estar dispuesto a hacer una milla extra, hacer el bien a nuestros enemigos e, incluso, entregar nuestros “derechos” (Mat. 5:44; Fil. 2:3; Col. 3:18). Estas actitudes no son populares, pero como cristianos, se trata de seguir el ejemplo de Jesús.
Y todo comienza en la familia, conmigo.
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 10: Para el 8 de junio de 2019
TIEMPO DE DIFICULTADES
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*