Escuela SabáticaUna obra importante
La obra de la escuela sabática es importante, y todos los que están interesados en la verdad deberían tratar de hacerla prosperar.—Testimonies on Sabbath-School Work 109.
Un maravilloso poder para el bien
Nuestras escuelas sabáticas no son nada menos que sociedades bíblicas, y en la sagrada obra de enseñar las verdades de la Palabra de Dios, ellas pueden llevar a cabo mucho más de lo que hasta ahora han hecho. La escuela sabática, cuando es bien dirigida, posee un poder maravilloso, y está adaptada para hacer una gran obra, pero no es ahora* lo que puede y debe ser. La influencia creciente que emana de la obra de la escuela sabática debería mejorar y aumentar la iglesia; pero en ningún caso se debería permitir que se desvíe de los intereses de la iglesia. En la escuela sabática hay un preciosísimo campo misionero, y si hay ahora indicios buenos, son sólo indicaciones y principios de lo que puede hacerse.—Testimonies on Sabbath-School Work 29. {COES 9.1}
Instrumentos de Dios
Siento un profundo interés en nuestras escuelas sabáticas de todo el país, porque creo que son agentes de Dios para la educación de nuestra juventud en las verdades de la Biblia. Los padres y los maestros deberían hacer esfuerzos constantes para interesar a la juventud en asuntos de importancia eterna. La escuela sabática es un campo misionero, y debería manifestarse muchísimo más espíritu misionero en esta importante obra del que se ha manifestado en lo pasado.—Testimonies on Sabbath-School Work 35. {COES 10.1}
El medio más eficaz para ganar almas
La escuela sabática debería ser uno de los instrumentos más grandiosos y más eficaces para traer almas a Cristo.—Testimonies on Sabbath-School Work 20. {COES 10.2}
Una influencia incalculable
Muchísimo puede hacerse para la educación y la enseñanza moral y religiosa de nuestros jóvenes por medio de las escuelas sabáticas bien organizadas y debidamente dirigidas. Debería dedicarse tiempo y atención a este ramo de la obra, porque la importancia de su influencia sobre nuestros jóvenes es incalculable.—Testimonies on Sabbath-School Work 14, 15. {COES 10.3}
Un poder convertidor
La escuela sabática es un importante ramo de la obra misionera, no sólo porque da a jóvenes y ancianos un conocimiento de la Palabra de Dios, sino porque despierta en ellos el amor por sus sagradas verdades, y el deseo de estudiarlas por sí mismos; y sobre todo les enseña a regular sus vidas por sus santas enseñanzas.—Testimonies on Sabbath-School Work 109, 110. {COES 10.4}
Un poder para la iglesia
Hay en la obra de la escuela sabática un amplio campo que necesita ser diligentemente cultivado, y eso debe inspirar a nuestra juventud a entregarse enteramente al Señor, para ser usada por él en su causa. Debería haber obreros celosos y fieles en nuestras escuelas sabáticas, que observen y disciernan en quién está obrando el Espíritu de Dios, y cooperen con los ángeles de Dios en ganar almas para Cristo. Se han confiado responsabilidades sagradas a los obreros de la escuela sabática, la cual debería ser un lugar donde, mediante una comunión viva con Dios, los hombres y las mujeres, los jóvenes y los niños se preparen de tal manera que sean una fortaleza y una bendición para la iglesia. Ellos deberían ayudar a la iglesia a elevarse y avanzar cuanto les sea posible, acrecentando de continuo su poder.—Testimonies on Sabbath-School Work 92. {COES 11.1}
Un campo amplio e importante
Los directores y obreros de nuestras escuelas sabáticas tienen un campo muy importante y abarcante que cultivar. Necesitan ser bautizados con el Santo Espíritu de Dios, para que sus mentes sean inducidas a emplear los mejores métodos, y a seguir los mejores planes a fin de que su obra tenga éxito completo. El Señor obrará con sus esfuerzos, porque los jóvenes fueron comprados con la sangre del unigénito Hijo de Dios. El Señor los amó, y entregó a Jesús a la muerte “para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.” {COES 11.2}
Hay una gran labor educativa que llevar adelante. Los maestros deberían orar a menudo por los niños y jóvenes y con ellos, para que puedan ver al “Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” Deberían enseñar a los jóvenes su responsabilidad ante Dios, y ayudarles a entender lo que Jesús espera de ellos. Ejerced toda la influencia de que os sea posible valeros para interesarlos en las Escrituras. Trabajad por sus almas, para que ellos mismos lleguen a ser obreros celosos, y dediquen sus talentos a hacer saber a otros lo que se les ha hecho saber a ellos.—Testimonies on Sabbath-School Work 83. {COES 12.1}
Merece un largo servicio
La escuela sabática debe ser un lugar donde se busquen las joyas de la verdad, se las rescate de los errores que las rodean y se las coloque en su debida disposición y su verdadero orden en el marco del Evangelio. Preciosas joyas de verdad, perdidas de vista durante mucho tiempo, han de ser ahora devueltas a los hijos de Dios. Los temas de la justificación por la fe y la justicia de Cristo deberían ser presentados en nuestras escuelas, a fin de que los jóvenes y niños puedan comprender estos asuntos importantes, y los maestros y alumnos conozcan el camino de la salvación. Algunos principios sagrados y eternos relacionados con el plan de salvación han estado durante mucho tiempo perdidos de vista, pero deben ser devueltos a su debido lugar en el plan de salvación; deben hacerse aparecer en su luz celestial y debe conseguirse que penetren las tinieblas morales con que está cubierto el mundo. {COES 12.2}
Presten atención los jóvenes a las palabras de Salomón: “Fiate de Jehová de todo tu corazón, y no estribes en tu prudencia.” Anden mansa, piadosa y cuidadosamente delante del Señor, dependiendo de él continuamente, y al mismo tiempo ejerciendo todas sus facultades, aprovechando todas sus oportunidades, confiando en lo que el Señor puede hacer por medio de sus aptitudes consagradas. Inquieran a cada paso: “¿Es éste el camino del Señor?” La humildad es característica de los que poseen sabiduría verdadera, y no importa cuál sea el desarrollo que hayan alcanzado, no confiarán en sí mismos, ni serán jactanciosos.{COES 13.1}
El Señor llama a los hombres y mujeres jóvenes a prepararse para pasar la vida entera trabajando fervientemente en la obra de la escuela sabática. Los esfuerzos espasmódicos no servirán para hacer mucho bien, ni para haceros obreros que tengan buen éxito en la causa de Dios. Por la paciente perseverancia en el bien hacer, habéis de llegar a ser colaboradores de Dios. Tenéis que consideraros jornaleros de Dios. Sed diligentes en vuestro trabajo durante un día, y ved que no hagáis sendas torcidas para vuestros pies, para que lo que es cojo no se descamine de la senda de la rectitud por causa de vuestras malas acciones.—Testimonies on Sabbath-School Work 52, 53. {COES 13.2}
Una abundante recompensa
 Nadie puede trabajar en la escuela sabática ni en la obra de la temperancia sin segar munífica cosecha, no sólo en el fin del mundo, sino en la vida presente. El esfuerzo mismo de iluminar y hacer felices a otros aclarará y ensanchará sus opiniones. Cuanto más nos esforcemos por explicar a otros la verdad con amor por las almas, tanto más clara vendrá a ser para nosotros mismos. Siempre aparece con nueva hermosura y fuerza al entendimiento del que la expone.—Testimonies on Sabbath-School Work 108. {COES 14.1}

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

COES - EGW

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*