Resumen | Diálogo Bíblico | Lección 5 | La fe de Abraham | Escuela Sabática

Viernes 3 de noviembre
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Cristo, el centro del mensaje”, Mensajes selectos, t. 1, p. 454; “El llamamiento de Abraham” y “La Ley y los dos pactos”, Patriarcas y profetas, pp. 117-120, 378-380; y “El Sermón del Monte”, “Controversias” y “Consumado es”, El Deseado de todas las gentes, pp. 273-275, 560, 710-712.
“Al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda (4:4). El apóstol aquí explica el pasaje citado (Gén. 15:4-6) para concluir y probar que la justificación es por la fe y no por las obras. Esto lo hace primero explicando el significado de las palabras ‘le fue contado por justicia’. Estas palabras explican que Dios recibe (a los pecadores) por gracia y no por sus obras”.–M. Lutero, Commentary on Romans, p. 82.
“Si Satanás puede lograr que el hombre valore sus propias obras como obras de mérito y justicia, sabe que puede vencerlo mediante sus tentaciones, y hacer de él su víctima y su presa […]. Asperjen los postes de las puertas con la sangre del Cordero del Calvario, y estarán a salvo” (R&H, 3 de septiembre de 1889).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. ¿Por qué es tan importante entender la salvación solo por la fe sin las obras de la Ley? ¿De qué clase de errores puede protegernos ese conocimiento? ¿Qué peligros les aguardan a aquellos que pierden de vista esta enseñanza bíblica fundamental?
2. ¿Qué otras razones puedes dar de la validez permanente de la Ley de Dios, aun cuando entendemos que la Ley y la obediencia a ella no es lo que nos salva?
3. La cuestión de fondo en el corazón de la Reforma es: ¿Cómo somos salvos? ¿De qué modo podemos hablar abierta y francamente de la diferencia entre protestantes y católicos sobre este importante tema, sin atacar personalmente a nadie?
4. Como pecadores justificados, somos receptores de la gracia y del favor inmerecido de Dios, contra quien pecamos. ¿En qué forma influirá este hecho en nuestro trato con los demás? ¿Cuán llenos de gracia y de favor estamos hacia aquellos que nos han ofendido y que realmente no merecen nuestra gracia ni favor?

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*