LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Proverbios 17; 1 Corintios 13:5-7; Juan 8:1-11; Proverbios 18; Proverbios 19; Deuteronomio 24:10-22. PARA MEMORIZAR: “Mejor es un bocado seco, y en paz, que casa de contiendas llena de provi- siones” (Prov. 17:1). Proverbios denuncia otra vez el engaño de las apariencias. Puede ser que parezcamos tener todo lo que el mundo ofrece −riqueza, poder, placeres, fama−, no obstante, detrás de la fachada florecen la tensión y la miseria. Aun es posible que la causa de esta tensión y miseria sean, precisamente, la riqueza y los placeres que la gente persigue con tanto afán. Como lo destaca un pro- verbio egipcio: “Mejor es el pan con un corazón contento, que la riqueza con fastidio” (Miriam Lichtheim, “Instructions”, Ancient Egyptian Literature, II:156). De acuerdo con el libro de Proverbios, el primer paso para resolver este pro- blema es reconocer cuáles son nuestras prioridades: las relaciones pacíficas son más importantes que la riqueza (Prov. 17:1). Lo que importa no es tanto lo que tenemos, sino quiénes somos dentro de nosotros mismos. El consejo que sigue ayudará a restaurar esta prioridad y a conducirnos a tener paz interior (hebreo, shalom), que aumentará nuestra felicidad.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*