LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Proverbios 31; Job 29:15; Proverbios 8; 1 Corintios 1:21; Apocalipsis 14:13. PARA MEMORIZAR: “No des a las mujeres tu fuerza, ni tus caminos a lo que destruye a los reyes. No es de los reyes, oh Lemuel, no es los reyes beber vino, ni de los príncipes la sidra” (Prov. 31:3, 4). El libro de Proverbios comenzó con las enseñanzas de un padre (Prov. 1:1, 8; 4:1) y termina con las enseñanzas de una madre (Prov. 31:1). El nombre Le- muel puede aludir a Salomón; si es así, la madre de Lemuel es la madre de Sa- lomón, y ella advierte a su hijo en contra de las dos amenazas más serias contra el rey: el vino y las mujeres. La asociación del vino y las mujeres es deliberada. Para ser eficiente como gobernante, el rey tiene que ser cuidadoso de las influencias que lo rodean, y esos dos factores pueden ser muy poderosos. Aunque la mujer correcta puede ser beneficiosa, el alcohol es solo perturbación. La introducción del padre se ocupaba de la adquisición espiritual de la sa- biduría. Ahora, la conclusión de la madre trata de la aplicación de la sabiduría a la vida real. Porque los principios espirituales que enseñó el padre no signifi- carían nada si la persona no siguiera el consejo práctico ofrecido por la madre.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*