Debemos reunimos en derredor de la cruz. Cristo y Cristo crucificado debe ser el tema de contemplación, conversación, y de la más gozosa emo- ción. Debemos realizar estas reuniones especiales con el propósito de man- tener fresco en nuestro pensamiento todo lo que recibimos de Dios y expre- sar nuestra gratitud por su gran amor, nuestra disposición a confiárselo todo a la mano que fue clavada en la cruz por nosotros (Joyas de los testimonios, 1 .1, p. 275).

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*