Notas de Elena | Jueves 21 de Diciembre de 2017 | Ahora es nuestra salvación | Escuela Sabática

Jueves 21 de Diciembre

Ahora es nuestra salvación

Dios pide a cada miembro de iglesia que dedique su vida sin reservas al servicio del Señor. Pide que se lleve a cabo una reforma decidida. La creación entera gime bajo la maldición. El pueblo de Dios debiera colocarse en un lugar donde pueda crecer en gracia, y donde pueda ser santificado en cuerpo, alma y espíritu por la verdad. Cuando se aparten de las complacencias que destruyen la salud, obtendrán una percepción más clara de lo que constituye la verdadera piedad. Se observara un cambio admirable en la experiencia religiosa…
“Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contienda ni envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne”. Romanos 13:11-14 (Consejos sobre la salud, p. 581).
Los enemigos de Dios están tramando cada día como suprimir la verdad y esclavizar las almas de los hombres. Buscan exaltar el sábado falso y atrapar a los hombres en el error, aumentar las tinieblas que ocultan la tierra y la oscuridad que envuelve al pueblo. En un tiempo como este, ¿estarán inactivos los que conocen la verdad? ¿Permitirán que prevalezcan los poderes de las tinieblas? ¿No deberían, los que creen en la verdad para este tiempo, estar despiertos y trabajar con una energía consistente con la fe que profesan? ¿No deberían los que entienden la verdad de Dios hacer cualquier sacrificio a fin de ganar almas para Cristo y rendir lealtad a la ley de Dios? El día casi ha pasado; la noche está por llegar, y es esencial trabajar mientras aún es de día; porque la noche viene, en que ninguno puede trabajar. En un tiempo como este deberíamos tener un solo objetivo en vista: Emplear todo medio que Dios ha provisto para sembrar la verdad en los corazones de los hombres.
Es para este mismo propósito que la Palabra de Dios fue enviada al mundo, para que pudiera controlar la vida y transformar el carácter. Es deber de todo cristiano esforzarse al máximo para difundir el conocimiento de la verdad. Cristo ha comisionado a sus discípulos a ir a todo el mundo y predicar el evangelio a todas las naciones (Fundamentals of Christian Education, p. 201).
Recuerda que nadie es autosuficiente para resistir a este terrible enemigo. Ocúltate en Dios y asegúrate que el Espíritu Santo está contigo. Podrás vencer al enemigo solo si el Señor va delante de ti.
Si subsistimos en el gran día del Señor, con Cristo como nuestro refugio y nuestra fortaleza, debemos abandonar toda envidia y toda contienda por la supremacía. Debemos destruir completamente la raíz de estas cosas impías para que no puedan surgir de nuevo a la vida. Debemos ponernos plenamente del lado del Señor…
Busca la justicia y ocúltate bajo el amplio escudo de la omnipotencia. Es tu única seguridad. Dios te invita a buscarlo con humildad de corazón. Lee la oración de Daniel y verifica si tu experiencia será capaz de resistir la prueba de fuego. Dios bendecirá ricamente a los que se humillan delante de 61…
No debemos permitir que nos transmitan su frio mortal los que no saben que significa andar con Dios… No debemos permitirnos entrar en controversias. Debemos pronunciar palabras pacíficas y llenas de gracia y de verdad. Debemos escudriñar diligentemente nuestros corazones ara humillarnos delante de Dios. Debemos respetar a nuestros hermanos, pero no ponerlos en el lugar de Dios, porque solo son hombres (Cada día con Dios, p. 256).

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*