Jueves 17 de abril:
Justicia excesiva (S. Mateo 5:20)
‘Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (S. Mateo 5:20).
La justicia de los escribas y fariseos era egoísta, y consistía en formas externas. La justicia que Dios requiere es tanto interna como externa. Debe purificarse el corazón, de lo contrario Cristo no podrá ser entronizado allí. La vida debe conformarse con la voluntad de Dios.
Las formas externas no pueden ocupar el lugar de la piedad interior. Los maestros judíos se exaltaban a sí mismos como justos; llamaban malditos a todos los que eran diferentes a ellos, y les cerraban las puertas del reino de los cielos, declarando que no eran justos los que no habían aprendido en sus escuelas. Pero con todas sus críticas y exigencias, con todas sus formas y ceremonias, eran una ofensa para Dios. Rebajaban y despreciaban precisamente a los que eran preciosos a la vista del Señor…
Los inventos humanos, los planes humanos y los consejos humanos no tendrán poder. Solo en Cristo Jesús podrá resistir la iglesia que esté cerca del período de la venida de Cristo. Su Redentor requiere de ella que avance en piedad, que tenga un celo que aumente, que entienda mejor, a medida que se acerque al fin, que su “elevada vocación” es “de Dios, en Cristo Jesús”.
Hay gloriosas verdades que han de estar ante el pueblo de Dios. Privilegios y deberes que ni siquiera sospechan que están en la Biblia serán colocados ante los seguidores de Cristo.
Mientras prosiguen en el sendero de humilde obediencia, haciendo la voluntad de Dios, conocerán más y más de los oráculos de Dios y se confirmarán en las doctrinas correctas.
El bautismo del Espíritu Santo despejará las suposiciones humanas, derribará barreras erigidas por nosotros mismos, y hará que cese el sentimiento de que “yo soy más santo que tú” (A fin de conocerle, p. 117).
Los escribas y los fariseos habían acusado de pecado no solamente a Cristo sino también a sus discípulos, porque no respetaban los ritos y las ceremonias rabínicas. A menudo los discípulos se habían sentido perplejos y confusos ante la censura y la acusación de aquellos a quienes se habían acostumbrado a venerar como maestros religiosos. Mas Jesús desenmascaró ese engaño.
Declaró que la justicia, a la cual los fariseos daban tanta importancia, era inútil. La nación judaica aseveraba ser el pueblo especial y leal que Dios favorecía; pero Cristo representó su religión como privada de fe salvadora. Todos sus asertos de piedad, sus ficciones y ceremonias de origen humano, y aun su jactanciosa obediencia a los requerimientos exteriores de la ley, no lograban hacerlos santos. No eran limpios de corazón, ni nobles, ni parecidos a Cristo en carácter.
Una religión formalista no basta para poner el alma en armonía con Dios. La ortodoxia rígida e inflexible de los fariseos, sin contrición, ni ternura, ni amor, no era más que un tropiezo para los pecadores. Se asemejaban ellos a sal que hubiera perdido su sabor; porque su influencia no tenía poder para proteger al mundo contra la corrupción. La única fe verdadera es la que “obra por amor” para purificar el alma. Es como una levadura que transforma el carácter…
Aunque la ley es santa, los judíos no podían alcanzar la justicia por sus propios esfuerzos para guardarla. Los discípulos de Cristo debían buscar una justicia diferente de la justicia de los fariseos, si querían entrar en el reino de los cielos. Dios les ofreció, en su Hijo, la justicia perfecta de la ley. Si querían abrir sus corazones recibir plenamente a Cristo, entonces la vida misma de Dios, su amor, moraría en ellos, transformándolos a su semejanza; así por el don generoso de Dios, poseerían la justicia exigida por la ley. Pero los fariseos rechazaron a Cristo; “ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia”, no querían someterse a la justicia de Dios (El discurso maestro de Jesucristo, p. 49, 50).

Viernes 18 de abril:
Para estudiar y meditar
El Deseado de todas las gentes, p. 360-364, 562-573.

Home

Notas de Elena Segundo trimestre 2014 Escuela Sabática

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Lección Diaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*