EL CORAZÓN DE LA LEY
El libro de Isaías es un libro profético escrito durante los reinados de Uzías, Jotán, Acaz y Ezequías, reyes de Judá. En él están escritas visiones y mensajes dados por Dios a Isaías para que las transmitieran a Jerusalén y Judá (Isa. 1:1). Más adelante encontramos una proclamación importante sobre la observancia de leyes humanas y su interferencia con la verdadera adoración a Dios: “El Señor dice: ‘Este pueblo me alaba con la boca y me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Su adoración no es más que un mandato enseñado por hombres'” (Isa. 29:13). A partir de este versículo empezamos a entender el corazón del asunto: su adoración a Dios no tenía sentido mientras se enfocaran en seguir reglas humanas. Su adoración consistía en ritos completamente faltos de verdadera comunión con el Cielo. Contemplaban su conducta exterior como acorde a los requisitos que Dios había dispuesto, y así se creían dignos del favor divino.
En el Nuevo Testamento vemos a los fariseos y los maestros de la ley confrontando a Jesús porque sus discípulos no observaban el rito religioso de lavarse las manos antes de comer (Mat. 15:1, 2). En los versículos 7 al 9, Jesús confirma la profecía de Isaías e informa a los ancianos que estaban estableciendo tradiciones religiosas por encima de la Ley de Dios.
Aunque los ritos religiosos establecidos eran bien intencionados, llegaron a ser la motivación errónea por la cual cumplir la Ley.
Podemos aprender una lección importante de los fariseos y los maestros sobre cómo elegimos adorar a Dios en nuestras vidas. Si nuestra adoración es simplemente por obligación, no produciremos el resultado que Dios está buscando. ¿Cuál es el resultado?, te puedes preguntar. Es adoración genuina, proveniente del corazón. Una adoración así refleja nuestra obediencia a la Ley de Dios por amor, antes que por obligación.
¿Qué refleja tu corazón?
Entreguémosle nuestros corazones a Dios para adorarlo por amor, antes que por tradición u obligación.

BIBLIA EN MANO
Lee de nuevo Mateo 15:1 y 2. ¿En qué texto del Pentateuco está basada esa tradición? ¿Cuál es la importancia de tu respuesta? Lee también Marcos 7:3 y 4; y Mateo 15:11.
Lee Isaías 29:13. ¿Qué principios bíblicos vitales se revelan aquí? ¿Por qué es tan importante que los recordemos?

Home

Lección 3 Jovenes

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Jóvenes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*