Palabras de verdad
Motivación: En 1970, después de un terremoto horrible, en Yungay, una ciudad del interior del Perú, muchas personas empezaron a preocuparse y concentrarse con las pertenencias que estaban destruidas, enterradas y revueltas. Nadie notó que lo peor aún sucedería. En la montaña se desprendió un enorme bloque de hielo con piedras y barro, que venía rodando a una gran velocidad. Alguien mirando hacia las montañas descubrió la avalancha viniendo con fuerza, pero no avisó a las personas y empezó a correr solito hacia las partes altas de la ciudad. Otro vio lo mismo y empezó a avisar a todos los que podía, muchos no hicieron caso, algunos pocos sí. En ese día murieron más de 15000 personas. Pocos se salvaron. Faltaron personas advirtiendo sobre la tragedia, faltó credibilidad en los que oían el mensaje. Faltó solidaridad de los que sabían y no avisaron.
Foco: Reconocer que ser verdadero es la manera más segura y más simple de vivir. Dios reconoce y bendice a aquellos que viven y comunican la verdad.

Comprensión:
I. Una verdad para vivir
Pregunta 1 ¿Qué actitud es necesaria antes de vivir el mensaje?
Oír y prestar atención Pv 22:17
Pregunta 2 ¿Cuál es el siguiente paso recomendado por Dios?
II. Una verdad para comunicar
Pregunta 3 ¿Qué experiencia debe tener el seguidor antes de comunicar el mensaje?
Convicción de la verdad. 22:21
Pregunta 4 ¿Cuál es la responsabilidad que tenemos ante los pecadores?
Ez 33:8 No avisar al perverso de su destino nos hace responsables.
Pv. 24:11, 12 Nos hacemos cómplices por el silencio. El pecado de la omisión.

Aplicación:
1. Todos daremos cuenta a Dios algún día de lo que hicimos o dejamos de hacer, de poder haber ayudado, y no ayudamos, de poder haber socorrido y no lo hicimos, de poder haber anunciado y no anunciamos, de poder haber advertido y no lo hicimos.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment