Lección 8 | Lunes 19 de noviembre 2018 | Los pilares de nuestra unidad | Escuela Sabática Joven

LOS PILARES DE NUESTRA UNIDAD
LUNES 19 NOVIEMBRE
Logos: Éxo. 20:8-12; Hech. 10:43; 1 Cor. 15:51-54; 1 Tes. 4:13-18; Heb. 8:6 LA SALVACIÓN EN JESÚS (HECH. 10:43)
El plan de la salvación ha existido con Dios desde el comienzo del tiempo. Dios tiene un plan para librar a su pueblo del pecado y del abandono espiritual: y esto solo podía suceder por medio de Cristo. Mediante la fe en Cristo somos salvos de la muerte eterna, que es la consecuencia final de la separación de Dios. Cristo proveyó el sacrificio perfecto para la expiación de nuestros pecados.
Al comienzo, Dios creó un universo perfecto, lleno de armonía y amor. Sin embargo, la rebelión en el Jardín del Edén provocó una separación de Dios. Pero Dios, por su amor y misericordia Infinitos, trazó una manera de reconciliar a la humanidad consigo mismo. Nada podía pagar el precio del pecado, excepto el sacrificio perfecto de Cristo.
Creemos que el plan de nuestra salvación deriva del amor que Dios tiene por nosotros. Tenemos la seguridad de la salvación por medio de la fe en Cristo. Como cristianos adventistas, afirmamos la creencia de que “Cristo fue anunciado en los propósitos de Dios, en los tipos, las figuras y los sacrificios de la ley, y en las promesas y las profecías del Antiguo Testamento, como aquel que debería obtener la remisión de los pecados con su sangre, sin la cual no hay remisión”.1
ACUÉRDATE DEL SÁBADO (ÉXO. 20:8-11)
El sábado es el cuarto Mandamiento de Dios. Así como los primeros tres, detalla el deber del hombre para con su Hacedor. Sin embargo, a diferencia de los Mandamientos previos, la instrucción del cuarto Mandamiento comienza con la palabra “Acuérdate”.
No necesitamos conocimiento adicional para saber que Dios inició el sábado al comienzo del tiempo (Gén. 2:2). Como hijos suyos, Dios quiere que dediquemos el día sábado a su servicio. Así, espera que observemos ese día incondicionalmente. Los líderes judíos en la época de Cristo usaban el sábado para lo que ellos preferían (Mar. 2:23,24).
Cristo cumplió la ley del sábado cuando permitió actos de benevolencia ese día. “El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado […]. Así que el Hijo del hombre es Señor incluso del sábado” (Mar. 2:27, 28). Esto no quiere decir que vivimos de forma opulenta, autocomplaciente o vanidosa durante el sábado. ‘El comercio, pagar sueldos, ajustar cuentas, escribir cartas de negocios, estudios mundanales, visitas superficiales, viajes o conversaciones vanas no son parte de guardar este día santo para el Señor. […] El sábado del Señor debería ser un día de descanso de labores mundanales, y un descanso en el servicio a Dios”.3
PARA PENSAR Y DEBATIR
Sabiendo que Cristo puede volver en cualquier momento, ¿cómo podemos prepararnos mejor mientras seguimos viviendo en este mundo?
Bob Collince, Nairobi. Kenío
=============================
Escuela Sabática para Jóvenes – Lección 8 – Unidad en la fe
Para el 24 de noviembre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática para Adultos – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*