Lección 6 | Miércoles 8 de noviembre 2017 | Adán 2.0 | Escuela Sabática Joven

MIÉRCOLES 8 NOVIEMBRE
ADÁN 2.0
Cómo hacer | Rom. 5:15-19
¿Alguna vez te sentiste ansioso por renovar tu teléfono con uno mejor? Nuestra generación es una en la que nunca estamos satisfechos con tener lo suficiente: queremos algo mejor. Cuando salió por primera vez el iPhone 6, la gente hizo filas fuera de las tiendas de Apple, algunos desde temprano en la madrugada, para ser los primeros en renovar sus ¡Phones. Con excepción de algunas actualizaciones, el nuevo modelo y el anterior se veían casi Idénticos. Tienen el mismo tamaño y la misma forma, y puedes obtenerlos en el mismo color. Sin embargo, cuando miras de cerca descubres que funcionan de manera totalmente diferente, y que el nuevo modelo está muy por encima del antiguo.
En Romanos 5:15 al 19, Pablo contrasta a dos hombres que parecían muy similares. Tenían el mismo padre, la misma naturaleza, vivieron en el mismo planeta y tuvieron que elegir entre las mismas alternativas, pero eligieron muy diferente, y sus elecciones dieron lugar a consecuencias opuestas para todos nosotros. Adán, mediante su decisión en el jardín del Edén, de creer que su voluntad era mejor que la de Dios, trajo sufrimiento, pecado y vergüenza para todos nosotros. Jesús, con su decisión en el jardín del Getsemaní de aceptar la voluntad de Dios para su vida, trajo perdón, sanación, gracia y vida para todos nosotros.
Romanos 5:17 nos cuenta que el pecado y la muerte son contagiosos. A través de la decisión de Adán, el pecado se esparció como un virus por el mundo, que no solo infectó a la humanidad, sino también a toda la creación. Aunque el pecado y el sufrimiento entraron al mundo a través del pecado de Adán, Pablo nos dice un poco antes (en Rom. 3:23) que todos hemos pecado, y no alcanzamos la norma que Dios estableció para nosotros. Adán, a través de su desobediencia, nos dio la oportunidad de pecar, y todos la tomamos. Él pensó que era un “modelo mejorado” del diseño que Dios había hecho, y hemos hecho fila para obtenerlo. Todos, excepto Jesús. Él vino con la naturaleza del hombre en su condición caída, y cuando se le presentó Ja oportunidad de unirse a nosotros en la rebelión, él eligió mostrarnos una manera de vivir en libertad, y creyó tanto en esa libertad que estuvo dispuesto a morir para que nosotros también podamos experimentarla.
¡Cuán poderoso es, entonces, que Pablo nos diga que la gracia de Dios es aún más contagiosa que el pecado! No se puede comparar con el pecado porque es muchísimo más poderosa que el pecado. Tiene la capacidad de restaurar todo lo que el pecado ha quebrantado. La victoria de Jesús sobre el pecado y la muerte, en su resurrección, también es contagiosa. Una vez que experimentas a Jesús, también puedes experimentar no solo la victoria sobre el pecado en esta vida, sino también, un día, su victoria sobre la muerte. No te sientas satisfecho con la vida que estás viviendo ahora. Jesús nos ofrece a todos la libertad de llegar a ser la mejor versión posible de nosotros mismos; podemos elegir la mejor “actualización” para esta vida y para la eternidad.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*