Lección 6 | La prioridad de la promesa | Escuela Sabática Power Point

Al estudiar Gálatas 3:15-20, tenemos que tener en cuenta el significado y el uso que Pablo da a tres términos: Promesa, pacto y ley.

“Hermanos, hablo en términos humanos: Un pacto, aunque sea de hombre, una vez ratificado, nadie lo invalida, ni le añade” (Gálatas 3:15) La palabra griega traducida por “pacto” (diathēkē) tiene el doble significado de pacto y testamento. Es un pacto especial donde una parte se compromete de forma unilateral ante otra. Son promesas que se cumplen en un determinado momento (por ejemplo, tras el fallecimiento del testador). El pacto ratificado al que se refiere Pablo es de este tipo. Son “las promesas” hechas por Dios “a Abraham” y “a su simiente”, “la cual es Cristo” (Gálatas 3:16). Dios promete y el hombre recibe. Abraham tan solo tuvo que aceptar —por fe— la promesa. Y Dios siempre cumple sus promesas (2ª de Corintios 1:20).

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*