“Los príncipes reformados habían resuelto redactar una exposi­ción sistemática de sus opiniones, con evidencias de las Escrituras, y presentarla a la dieta; y la preparación de ella fue encomendada a Lutero, Melanchton y sus compañeros. Esta confesión fue acep­ tada por los protestantes como una descripción de su fe, y luego se reunieron para agregar sus nombres a tan importante documento. Fue ésta una ocasión solemne y decisiva. Los reformadores esta­ ban deseosos de que su causa no se confundiera con cuestiones políticas, y sentían que la Reforma no debía ejercer otra influencia que la que procede de la Palabra de Dios” (Elena G. de White, El conflicto de los siglos, p. 219).

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Juveniles, Menores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*