Lección 6 | Domingo 30 de julio 2017 | Firmado, sellado y comprometido | Escuela Sabática Joven

DOMINGO 30 JULIO

FIRMADO, SELLADO Y COMPROMETIDO

Evidencia | Gén. 9:11-17; 12:1-3; 15:9-18; 17:1-8; Mat. 5:17,18; Rom. 4:13; Gál. 3:7,16- 19

La palabra hebrea berit significa “tratado” o “pacto”. Se utilizaban animales para simbolizar el acuerdo vinculante entre las dos partes. Se mataba a los animales, se los cortaba por la mitad y se ubicaba las dos mitades en el suelo, entre las dos partes. Quienes hacían el pacto caminaban entre las dos mitades para demostrar su disposición a respetar el pacto. Así, berit era sinónimo de derramamiento de sangre.’

En Génesis 15, Dios le pide a Abram que mate una ternera, una cabra, un carnero y dos aves, y que los disponga de la manera designada. Dios, en forma de una hornilla humeante y una antorcha encendida, camina entre los animales y sella el pacto, y le promete a Abram la tierra desde el río de Egipto hasta el Éufrates.

De todos los tipos de pactos a lo largo de la Biblia, hay dos que son especiales: el condicional y el incondicional. Si ambas partes tenían que hacer algo en relación con el pacto, se lo consideraba condicional. Si solo una parte prometía hacer algo por la otra, sin importar el accionar de la otra, era un pacto incondicional. 2 Cuando Dios llamó a Abram a salir de su país, en Génesis 12, fue una promesa condicional: si Abram iba, Dios lo bendeciría. La promesa de enviar al Mesías a través de la descendencia de David era un pacto incondicional. David no tenía que hacer nada para que Dios cumpliera su promesa.

En Hebreos, se mencionan los Diez Mandamientos como las “tablas del pacto”. La ley (como también se conoce a los Mandamientos) está relacionada con el pacto. Los Mandamientos son del pacto. Ambas cosas no están en los extremos opuestos de un espectro, una basada en la fe y la otra en las obras, sino que son similares. Cristo mismo dice que vino a cumplir la ley y los profetas. En otras palabras, vino a cumplir los Diez Mandamientos

0 el pacto. Este pacto incondicional que Dios hizo con su pueblo tenía que sellarse con el derramamiento de sangre. Por lo tanto, la muerte de Cristo era el sellamiento del pacto, la forma en que Dios demostraba que cumple su parte del acuerdo. Solo Dios firmó el pacto.

Pablo escribe: “Y, si ustedes pertenecen a Cristo, son la descendencia de Abraham y herederos según la promesa” (Gál. 3:29). Por consiguiente, tenemos derecho a las bendiciones del pacto así como Isaac y la nación judía. La fe de Abraham es lo que lo hizo justo delante de Dios. Así, nuestra fe es lo que nos une a Cristo, nos hace justos con Dios, y finalmente, herederos del pacto.

1 “B’rit – Covenant” [B’rit – Pacto], en Hebrew for Chrístians. Disponible en goo.gl/mxbFEF. |2″ What Are the Dlfferent Covenants in the Bible?” [¿Cuáles son los tipos de pacto en la Biblia?], en Compelling Truth. Disponible en goo.gl/JjFIqZ. | – “B’rit – Covenant”, en Hebrew for Chrístians.

Para pensar y debatir

La fe, ¿es algo que tienes que hacer (es decir, una acción) para recibir el pacto prometido? ¿Por qué?

¿Y si la salvación no fuera un pacto incondicional? ¿Mantendría el mismo valor y sería igual de atractiva?

Kristi Rich, Wenatchee, Washington, EE.UU.

 

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*