VERSÍCULO PARA MEMORIZAR “Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura: ‘Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes’”(Sant. 4:6, NVI). “El Maestro celestial pasó por alto a los grandes de la tierra, a los que tenían títulos y riquezas, quienes estaban acostumbrados a recibir alabanzas y homenajes como líderes de la gente. Eran tan orgullosos y autosuficientes en su jactanciosa superioridad, que no habrían podido amoldarse para simpatizar con sus semejantes ni convertirse en colaboradores del humilde Nazareno […]. Los principales reformadores fueron hombres de vida humilde; más libres que sus coetáneos del orgullo de casta, y de la influencia del fanatismo y las intrigas clericales. El plan de Dios es emplear instrumentos humildes para obtener grandes resultados” (Elena G. de White, El conflicto de los siglos, p. 182).

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Juveniles, Menores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*