Lección 5 | Jueves 27 de julio 2017 | El evangelio escondido | Escuela Sabática Joven

JUEVES 27 JULIO

EL EVANGELIO ESCONDIDO

Opinión | Gén. 12:1-3

Muchas veces me pongo en el lugar de los israelitas en tierra de Faraón. Pasaron por muchas situaciones extrañas, y por muchos desafíos. Sin embargo, Dios prometió liberarlos y reconciliarlos, hasta llegar una tierra nueva (Éxo. 6:6).

Algunos de los desafíos que enfrentamos los cristianos hoy son similares. Hubo cristianos que murieron por causa de su fe. Cuando nos encontramos en manos de un opresor, buscamos liberación. Satanás es un opresor que está trabajando duro para atraernos al pecado y a la muerte eterna. Como los israelitas en manos de Faraón, estamos atrapados en las redes del pecado. A menos que seamos rescatados, seguiremos donde estamos y moriremos en el pecado.

No obstante, la Biblia deja en claro que Dios, a través de su Hijo Jesús, extendió la grada a gente pecadora. La muerte de Cristo en la cruz certificó nuestra justificación y reconciliación con Dios (Rom. 3:24). A través de su muerte, podemos recibir el poder para resistir al pecado. Esto es posible cuando tenemos fe en Cristo.

Por su propio poder Abraham no podía ser justificado. Pero él tenía fe en las promesas de Dios. Por ejemplo, cuando Abraham le pidió un hijo a Dios, sabía que la promesa no era posible físicamente. Sin embargo, confió en Dios y creyó en su poder y en su fidelidad. No confió en su propio entendimiento.

¿Cuántos cristianos hoy ponen sus habilidades por sobre su fe? La cuestión de la fe no es algo nuevo para los cristianos. Estaba presente ya en el Antiguo Testamento, en los tiempos apostólicos, y lo está en la actualidad. Nuestro papel como cristianos es aprender de los héroes de la fe, como Abraham.

Nuestras propias capacidades son desalentadoras. NI nuestras obras, ni nuestro estilo de vida ni nuestros actos de bondad pueden salvarnos. La única forma de obtener la salvación es mediante la fe en las promesas de Dios. Los eventos de la vida de Abraham reflejan cómo Dios trabaja en la vida de quienes creen en él. Abraham recibió la justicia al tener fe en Dios. De la misma manera, Dios nos ha extendido su gracia por medio de Cristo; pero somos nosotros quienes debemos aceptar la gracia mediante el don de la fe.

Para pensar y debatir

Si Dios salva a los pecadores, ¿eso me permite ser pecador?

¿Cuál es la evidencia de que las promesas de Dios se cumplirán?

Victoria Nduku, Naironbi, Kenia

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*