Lección 4 | Miércoles 25 de octubre 2017 | Desconectados | Escuela Sabática

MIÉRCOLES 25 OCTUBRE
DESCONECTADOS
Cómo hacer | Rom. 3:23, 24
La discusión que nunca se termina entre los jóvenes es la de las relaciones, ya sean de amistad o de pareja. Establecer una relación es algo que se siente maravilloso. No obstante, cuando sucede lo opuesto, y una relación se hace frágil, se resquebraja o se rompe, esos sentimientos se vuelven lúgubres.
Los seres humanos pecadores sufrimos a causa de una relación con Dios resquebrajada o rota. Como resultado, a menudo huimos de él. El mensaje de la Biblia tiene como objetivo mejorar las relaciones que se han quebrado entre Dios y la humanidad.
Cuando usamos la palabra justificado, la aplicamos a los pecadores. La justificación existe cuando hay pecado. Para poder entender y apreciar la justificación o la salvación, debemos entender qué es el pecado y cómo llegamos a ser pecadores. La respuesta se remonta al Jardín del Edén. Cuando Dios creó a Adán y a Eva, les dio libertad de elección. Tenían la posibilidad de obedecer o de desobedecer a su Creador. Ellos tomaron la triste -o, mejor dicho, fatal- decisión de abusar de su libertad y desobedecer a Dios.
Al quebrantar la voluntad de Dios, Adán y Eva trajeron la muerte a este mundo. Sin embargo, por el amor y la responsabilidad moral de Dios para con sus hijos, él diseñó un plan de salvación antes de la fundación del mundo (Efe. 1:4; 2 Tim. 1:9). La gracia de Dios hizo que nuestros primeros padres disfrutaran la vida por un tiempo, pero el pecado haría de la muerte algo inevitable. Gracias a que Jesús llegó a ser nuestro sustituto y tomó sobre sí la pena de la muerte, Dios puede protegernos a quienes realmente merecemos el castigo.
La justificación se basa en el amor de Dios y en su interés por el bienestar de sus hijos en este mundo. Por su gracia, Dios busca darles a los pecadores la oportunidad de formar una relación con él. La vida eterna es posible solo en unión con Dios, porque él es la única fuente de vida en el universo. La justificación por medio de la fe en Dios le proporciona a una persona libertad del pecado y de su castigo final.

Para pensar y debatir
¿Elegiré a Jesús como mi modelo y obedeceré su Palabra?
¿Qué haré para conservar mi relación con Dios?
Oktoverano Lengkong, Airmadidi, Indonesia

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*