Lección 4 | Miércoles 19 de julio 2017 | Justificación por la fe: vivir como si lo creyeras | Escuela Sabática Joven

MIÉRCOLES 19 DE JULIO

JUSTIFICACIÓN POR LA FE: VIVIR COMO SI LO CREYERAS

Cómo hacer | Lucas 19:1 – 9; Juan 8:3-11; Romanos 3:22-31; Gálatas 1:16; capítulo 2; 3:22; 5:22, 23; Santiago 2:18

El debate de Gálatas 2 en torno a la circuncisión trata sobre la exclusividad y el pertenecer a una comunidad distintiva de los “salvos” por obedecer la ley. Pablo está “asombrado” por tal conducta y actitudes (Gálatas 1:6), y lo llama una “tergiversación del evangelio”. Entonces, ¿cómo podemos asegurarnos de evitarla?

No uses la ley para juzgar a los demás. En la Iglesia Adventista se fomenta que vivamos de acuerdo con ciertas orientaciones sobre la comida, la vestimenta y el comportamiento. Esas orientaciones tienen la intención de mantenernos sanos y protegernos de lo que Pablo llama “las obras de la carne” (Gálatas 5:19, RVR 1960). Pero es tentador usarlas para juzgar a los demás, presentándolos como pecadores ante nuestra comunidad y creando barreras para los nuevos creyentes.

Nuestra tendencia de juzgar a otros, y nuestra hipocresía al hacerlo, son un tema constante en los evangelios. ¿Recuerdas al cobrador de impuestos (Lucas 19:1-9), y a la mujer sorprendida en adulterio (Juan 8:3-11)? Ambos fueron llevados ante Cristo como pecadores, pero él los perdonó. Ellos dos y cada uno de nosotros podemos estar en buenos términos con Dios (“justificados”) a través de la fe, no de lo que hayamos hecho.

Medita en el juicio y en lo que nos salva. Cuando comparezcamos ante Dios en el juicio, nadie será juzgado perfecto por la manera en que haya vivido su vida, por más obediente que haya sido, y sin importar todo el bien que haya hecho. En lugar de eso, por medio de la gracia (un regalo gratuito que no merecemos), Jesús se pondrá en nuestro lugar. Aunque en él no hay pecado, sufrió el castigo que merecemos. Aceptar esto mantendrá nuestra atención en la fe, y no en las obras. “Esta justicia de Dios llega, mediante la fe en Jesucristo, a todos los que creen” (Romanos 3:22).

Actúa de acuerdo con tu fe. Tu fe en Cristo se hará evidente en tu vida: en tus decisiones, tus acciones, y la manera en que tratas a otras personas (sí, ellos lo notarán). Como dice Santiago: “Muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré la fe por mis obras” (Santiago 2:18).

Para pensar y debatir

¿Has emitido alguna vez juicio sobre qué tan cristiana era alguna persona? ¿Has oído a otros hablar de miembros de iglesia de esta manera? ¿Deberían hacerlo?

El mundo es muy competitivo. Algunas personas buscan alcanzar la perfección, y se sienten mal cuando no lo logran. ¿Qué les dice a ellos la lección de esta semana?

Rob Waller, Somerset, Inglaterra

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*