Lección 4 | Martes 22 de enero 2019 | El Salvador de Dunkirk | Escuela Sabática Joven

MARTES 22 ENERO

“EL SALVADOR DE DUNKIRK”

Testimonio: Apoc. 5:6

“Ojalá todos pudieran contemplar a nuestro precioso Salvador tal como es: un Salvador. Que su mano aparte el velo que oculta su gloria de nuestros ojos. Aparece en su elevado y santo lugar. ¿Qué veremos? Nuestro Salvador no está en actividad de silencio e Inactividad: está rodeado por seres celestiales, querubines y serafines, miríadas y miríadas de ángeles”.

“Todos esos seres celestiales tienen un propósito superior a todos los demás, en el cual están intensamente Interesados: la Iglesia [de Cristo] en un mundo de corrupción. Todas esas huestes están al servicio del Príncipe del cielo, ensalzan al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Están trabajando para Cristo, bajo su mandato, para salvar hasta lo sumo a todos los que dependen de él y creen en él. Estos seres celestiales se apresuran en su misión haciendo en favor de Cristo aquello que Herodes y Pilato hicieron contra él. Se unen para destacar el honor y la gloria de Dios. Están unidos en una santa alanza, en una grandiosa y sublime unidad de propósito, para mostrar el poder, la compasión, el amor y la gloria del Salvador crucificado y resucitado”.

El tiempo se estaba acabando. Las tropas aliadas estaban varadas en las playas de Dunkirk, Francia, y las tropas alemanas se estaban acercando. Desde una vasta red de túneles secretos debajo de las murallas medievales de Dover Castle, el vicealmirante Bertram Ramsay y su equipo trabajaban noche y día en un Intento desesperado por rescatar a las tropas antes de que se les acabara el tiempo. En solo diez días, y con recursos limitados, el almirante Ramsay logró lo imposible y organizó la evacuación de más de 338.000 tropas aliadas en una flota agrupada a toda prisa que consistía en cientos de barcos de pesca, yates, salvavidas y otras embarcaciones pequeñas.

A veces podemos sentir que Dios ha dejado este mundo a su suerte, y el enemigo está a punto de salir victorioso. Pero detrás de escena, Jesús está trabajando incansablemente en la mayor misión de rescate de la historia del universo. Todos los recursos del cielo están enfocados en una sola cosa: el pueblo de Dios. No ha de sorprendernos que los ángeles solo pueden exclamar: “¡Digno es el Cordero, que ha sido sacrificado, de recibir el poder, la riqueza y la sabiduría, la fortaleza y la honra, la gloria y la alabanza!” (Apoc. 5:12).

PARA PENSAR Y DEBATIR

¿De qué forma el Santuario terrenal nos ayuda a comprender lo que Jesús está haciendo por nosotros ahora?

¿De qué manera saber lo que Jesús está haciendo en el Santuario celestial Influye en nuestra vida diaria?

Catherine Robinson. Silver Spring. Maryland, EEUU.

Lección 4: Para el 26 de enero del 2019
LA ENTRONIZACIÓN DEL CORDERO
Primer trimestre 2019 – El libro de Apocalipsis
Narración Adan Vicente

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*