Lección 4 | Martes 18 de julio 2017 | Aprender en la Escuela de Cristo | Escuela Sabática Joven

MARTES 18 DE JULIO

APRENDER EN LA ESCUELA DE CRISTO

Testimonio | Efesios 2:8

Los escritos de Elena de White contienen muchos pensamientos y una exposición extensa sobre la salvación por la fe y la función de las obras:

“La justificación por la fe está más allá de controversias. Y toda esta controversia termina tan pronto como se establece el punto de que los méritos de las buenas obras del hombre caído nunca pueden procurarle la vida eterna.

“La luz que he recibido de Dios coloca este importante tema más allá de todo interrogante en mi mente. La justificación es enteramente por gracia y no se consigue por ninguna obra que el hombre caído pueda realizar”.1

“Debemos aprender en la escuela de Cristo. Solo su justicia puede darnos derecho a una de las bendiciones del pacto de la gracia. Durante mucho tiempo, hemos deseado y procurado obtener esas bendiciones, pero no las hemos recibido porque hemos fomentado la idea de que podríamos hacer algo para hacernos dignos de ellas. No hemos apartado la vista de nosotros mismos, creyendo que Jesús es un Salvador viviente. No debemos pensar que nos salvan nuestra propia gracia y méritos. La gracia de Cristo es nuestra única esperanza de salvación”.2

” ‘Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios’ (Efesios 2:8). Aquí hay verdad que desarrollará el tema en tu mente, si no la cierras a los rayos de luz. La vida eterna es un regalo infinito. Esto la coloca fuera de la posibilidad de que nosotros la ganemos, porque es infinita. Necesariamente tiene que ser un regalo. Como regalo, tiene que ser recibida por fe, y a Dios debe ofrecerse la gratitud y la alabanza. Una fe sólida no conducirá a persona alguna al fanatismo o a actuar como el siervo indolente. El poder maléfico de Satanás induce a los hombres a mirarse a sí mismos, en lugar de contemplar a Jesús. La justicia de Cristo debe estar delante de nosotros, si la gloria del Señor llega a ser nuestra retaguardia. Si hacemos la voluntad de Dios podemos recibir grandes bendiciones como un don gratuito del Señor, pero no porque haya mérito alguno en nosotros; este no tiene valor”.3

1 Fe y obras, pp. 17, 18. | 2 Mensajes selectos, tomo 1, p. 423. | 3 Fe y obras, p. 27.

Para pensar y debatir

¿Somos salvos solo por fe, o siempre existe un “pero”? (Por ejemplo: “pero primero tenemos que arrepentimos”.)

¿Es sencillo aceptar que la salvación sea un regalo gratuito y que no hay nada que puedas hacer para ganarla?

Erica Hole, Binfield, Inglaterra

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*