Lección 4 | Lunes 17 de julio 2017 | ¡El justo vivirá por la fe! | Escuela Sabática Joven

LUNES 17 DE JULIO

¡EL JUSTO VIVIRÁ POR LA FE!

Logos | Salmo 143:2; Mateo 22:37-39; Lucas 15:11-32; Juan 1:12; 3:16; Romanos 1:17; 4:2; 5:1; Gálatas 2:14-21

El trasfondo (Gálatas 2:14-21)

En Gálatas 2:14 al 21, Pablo responde a las noticias de que los dirigentes de la iglesia, incluyendo a Pedro (o Cefas), Bernabé y otros de origen judío, les exigían a los conversos no judíos que siguieran la costumbre judía y se circunciden. Aquí estaba en juego mucho más que la conducta de los líderes de iglesia: “Estaba en peligro el bienestar de los creyentes gentiles, y aun la suerte del evangelio. Si se permitía que triunfaran los judaizantes, entonces el evangelio de la salvación por la fe en la muerte expiatoria de Jesús sería suplantado por la doctrina de la salvación mediante las obras de la ley. Entonces ‘la verdad del evangelio’ no sería proclamada más”.1

La importancia de la fe (Gálatas 2:20)

Como en los tiempos de Pablo no se marcaban párrafos ni se usaban las comillas, no es claro si lo que le dice a Pedro termina en el versículo 14 o continúa hasta el versículo 21. Como ahora Pedro se pierde de vista, probablemente lo mejor es considerar que la reprensión de Pablo termina en el versículo 14, y que los siguientes versículos son una declaración en miniatura de cómo entendía Pablo el evangelio; específicamente, en el contexto de la situación de Galacia.2

En el versículo 20, Pablo deja en claro que, para él, el asunto de la fe está en el centro mismo de su propia relación con Cristo y del evangelio como un todo: “He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí” (Gálatas 2:20).

Esta afirmación de la importancia de la fe es un tema recurrente tanto en los evangelios (Juan 1:12; 3:16) como en otros escritos de Pablo (ver Romanos 4:3; 5:1).

La doctrina de la justificación por la fe (Salmo 143:2)

Pablo argumenta que la justificación (un término legal para decir que estamos exentos de las consecuencias del pecado) se otorga como un regalo gratuito de Dios, exclusivamente a través de Cristo. Las obras no tienen lugar en la transacción. Por parte de Dios, es un réngalo posible gracias a Cristo. La parte de la humanidad es confiar en que Dios es capaz de justificarnos a los pecadores, y que está dispuesto a hacerlo. La fe, y solo la fe, es el medio por el que somos justificados.3

Para Pablo, esta doctrina se trata, sobre todo, de extender nuestra mano para alcanzar el amor y la paz de Dios, tal como fueron revelados en Cristo. La justificación puede ser un término legal, pero simplemente significa que somos aceptados por Dios, que recibimos permiso para ser miembros de su familia y que somos reconocidos como sus hijos, con todas las potencialidades como herederos que esto conlleva. Nuestro estatus se restaura así como el hijo pródigo fue restaurado a su posición anterior mediante la gracia del padre, cuando todo lo que él buscaba era solamente el rango de siervo. Nota cómo Pablo respalda su argumento con una cita del Antiguo Testamento (Salmo 143:2). Las Escrituras eran el tribunal de última instancia para los judíos.

Con la doctrina de la justificación por la fe en Cristo sin necesidad de las obras de la ley, Pablo evita dos dificultades. Primero, la grada de Dios se vuelve esencial’, si pudiéramos ser justificados por las obras, no habría necesidad de la gracia. Segundo, la muerte de Cristo sigue siendo primordial; si buscamos salvación en la ley de Moisés, la muerte de Cristo es innecesaria.4

La doctrina de la justificación por la fe (Salmo 143:2)

La doctrina de la justificación por la fe está en el corazón mismo de la Reforma Protestante del siglo XVI. Martín Lutero, figura protagónica en este movimiento, rechazaba la afirmación de la iglesia medieval de que el perdón podía comprarse con actos de penitencia o dinero.

Cuenta la historia que el papa había prometido indulgencias (una reducción del castigo) a todos los que ascendieran de rodillas la “escalinata de Pilato”, por la que se creía que Cristo había descendido y que había sido trasladada milagrosamente de Jerusalén a Roma. Un día, Lutero estaba ascendiendo devotamente esos escalones, cuando de repente una voz como de trueno pareció decirle: “El justo vivirá por la fe” (Romanos 1:17). Él se puso de pie de un salto, y abandonó el lugar sintiendo vergüenza y horror. Ese versículo nunca dejó de ejercer una poderosa influencia sobre él.

Desde ese momento, vio claramente la falacia de confiar en las obras humanas para obtener la salvación, y la necesidad de tener fe en Cristo. “Sus ojos se habían abierto, y ya no se cerrarían jamás para dar crédito a los engaños del papado. Al apartar su rostro de Roma, también la rechazó su corazón, y desde entonces la separación se hizo cada vez más pronunciada, hasta que Lutero concluyó por cortar todas sus conexiones con la iglesia papal”.5

1 Comentario bíblico adventista, tomo 6, p. 947 (Gálatas 2:14. | 2 George Arthur Buttrick, e<±, The Interpreter’s Bible, Nueva York: Abington-Cokesbury [1951-1957], tomo 10, p. 482. | 3 Frederick Cari Eiselen, Edwin Lewis y David G. Downy, eds., The Abingdon Bible Commentary (Nueva York: Abingdon Press, 1929), p. 1212 | 4 Matthew Henry’s Commentary, p. 638. |5 Elena de Whlte, El conflicto de los siglos, p. 135.

Para pensar y debatir

¿Tenemos que entender todo antes de poder tener fe en Dios? ¿Por qué sí, o por qué no? (ver Job 13:15).

¿Por qué la doctrina de que el justo vivirá por la fe es tan importante para la vida cristiana? La fe, ¿es un salto a la oscuridad, o un salto a la luz?

¿Qué reforma te parece que ocurriría, si estudiamos de nuevo Gálatas? ¿Qué necesita reformarse en nuestra iglesia, o en nuestra vida?

¿De qué manera la parábola del hijo pródigo ilustra la justificación por la fe? (Lucas 15:11 -32).

Roy King, Bracknell, Inglaterra

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*