Lección 4 | Jueves 26 de octubre 2017 | ¿Estoy siendo ignorante? | Escuela Sabática Joven

JUEVES 26 OCTUBRE
¿ESTOY SIENDO IGNORANTE?
Opinión | Rom. 10:17
En un mundo cada vez más moderno, muchas personas que dicen seguir a Cristo llevan vidas que son solamente una formalidad o un conjunto de costumbres vacias. A veces, es necesario experimentar un evento devastador en la vida, o quizás un milagro, para que nuestra fe sea revitalizada.
Deberíamos preguntarnos: ¿Depende nuestra fe depender de las circunstancias, o simplemente de Dios sin importar las circunstancias?
Hubo un accidente aéreo, y equipos de rescate acudieron a ayudar a los pasajeros que todavía flotaban en el océano. Los rescatistas del helicóptero de emergencias arrojaron una soga y algunos chalecos salvavidas para los pasajeros. En este caso, podría parecer que la soga y los chalecos salvavidas los salvaron; pero, en realidad, lo hicieron quienes estaban en el helicóptero.
Sin embargo, la soga era necesaria para conectar a los pasajeros con el helicóptero que sobrevolaba más arriba. La fe es como la soga; está allí, y el pasajero tiene que tomarla y aferrarse a ella para vivir. Se debe establecer una relación viva entre los pecadores y Dios, nuestro Salvador. Jesús salva a pecadores que se convierten por medio de la fe.
Hay muchos que dicen ser cristianos y creer la verdad, pero no tienen con Jesús la unión que les da vida. Y solo por medio de una fe viva llevarán fruto, que es la obediencia a la Palabra de Dios.
Para pensar y debatir
“La justicia es obediencia a la ley. La ley demanda justicia, y ante la ley, el pecador debe ser justo. Pero, es incapaz de serlo. La única forma en que puede obtener la justicia es mediante la fe. Por fe puede presentar a Dios los méritos de Cristo, y el Señor coloca la obediencia de su Hijo en la cuenta del pecador. La justicia de Cristo es aceptada en lugar del fracaso del hombre, y Dios recibe, perdona y justifica al alma creyente y arrepentida, la trata como si fuera justa, y la ama como ama a su Hijo” (Mensajes selectos, 1.1, p. 430) ¿Cómo puedes aprender a aceptar esta maravillosa verdad? (Ver además Rom. 3:22.)
¿Qué tipo de fe tengo ahora? ¿Viva o muerta?
¿DE qué modo puedo revitalizar la fe que tengo ahora?

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*