Lección 4 | Jueves 20 de julio 2017 | El camino al infierno | Escuela Sabática Joven

JUEVES 20 DE JULIO

EL CAMINO AL INFIERNO

Opinión | Gálatas 2:15,16; 5:22,23

Si creemos que somos justificados por nuestra fe y no por nuestras obras, ¿quiere decir esto que no importa lo que hagamos, mientras tengamos buenas intenciones?

Para la psicóloga Izzy Kalman, la mayor parte de los problemas del mundo son causados por las buenas intenciones.1 Los “cazadores de brujas” de la Edad Media quemaron decenas de miles de mujeres, para intentar terminar con las epidemias. Incluso Hitler creía que estaba haciendo lo correcto, al buscar hacer del mundo un lugar mejor sin judíos y otras minorías étnicas que él consideraba impuras.

Lo mismo se aplica a nuestras acciones en el mundo natural. “En la década de los años setenta, los criadores de bagres introdujeron la carpa asiática en los sectores pesqueros, con la buena intención de mantener el agua libre de plancton y algas, haciendo que hubiera bagres más sanos”. Ahora, la voraz y agresiva carpa asiática ha diezmado las especies nativas. Demasiado a menudo, el camino al infierno está pavimentado con “buenas” intenciones, como dice el refrán inglés.

Para Kalman, necesitamos buenas acciones, además de buenas intenciones. “No podemos asumir que todo lo que resulta de nuestras buenas intenciones será positivo”. “Las buenas intenciones en sí no son suficientes para hacer que nuestras acciones sean morales”. Tenemos que hacernos cargo de las consecuencias de nuestras acciones, incluso si no era nuestra intención que así fuera.

En Gálatas 5, Pablo nos muestra una manera de probar si nuestras acciones realmente son morales. Si estamos actuando de acuerdo con la voluntad de Dios, todo lo que haga^mos demostrará los frutos del Espíritu: “amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio” (Gálatas 5:22, 23). Imagina cuán distinta sería la historia de la humanidad, si los líderes del mundo hubiesen aplicado esta prueba.

Para el filósofo cristiano C. S. Lewis, ya no existe la antigua discusión sobre lo que es más importante, si la fe o las obras. Ambas importan.

“Los cristianos a menudo han debatido si lo que conduce al cristiano de vuelta a casa son las buenas acciones o la fe en Cristo. […] A mí esta pregunta me parece algo así como preguntar cuál de las dos cuchillas de una tijera es más necesaria”.2

Es mi oración que nuestra fe siempre nos lleve a actuar moralmente-, y que el Señor perdone las consecuencias involuntarias de nuestros errores.

1 Izzy Kalman, “Principie Number One: The Road to Hell Is Paved With Good Intentions”, Psychology Today, disponible en goo.gl/UyEDCO |2 C. S. Lewis, Mero Cristianismo, (Madrid: Ediciones Rialp, S. A, 2014), p. 160.

Para pensar y debatir

¿Hiciste alguna vez algo que tuvo consecuencias indeseadas?

¿Piensas que los terroristas creen tener buenas intenciones?

¿Existirá algún caso en que el fin justifique los medios?

Elizabeth Rhodes, Somerset, Inglaterra

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*