Lección 3 | Jueves 18 de enero 2018 | Mayordomos para el crecimiento | Escuela Sabática Joven

JUEVES 18 DE ENERO

MAYORDOMOS PARA EL CRECIMIENTO

OPINIÓN – JOB 38:36

Algunos cristianos piensan que la mayordomía es simplemente devolver nuestros diezmos. Sin embargo, Dios nos llama a ser siervos fieles en cada aspecto de la vida, incluyendo la búsqueda de desarrollo personal.

Cada individuo es llamado a cultivar y utilizar sus dones, talentos y características únicas. Sin embargo, a pesar de tener conocimiento de este mandato divino, a menudo descuidamos comprometernos con este trabajo.

Algunos cristianos crean barreras invisibles para el crecimiento personal, confundiendo la humildad con la inferioridad, la modestia con el miedo, y la indecisión con la pereza. Muchas iglesias también se quedan atrás, al crear ambientes que clasifican las habilidades de los miembros en jerarquías de valor y admiración. Cuando sucede esto, las aptitudes y el potencial de algunos individuos pueden pasar inadvertidos y no ser desarrollados al punto que se debilitan, se pierden y se olvidan.

La Biblia nos llama a no permitir que nuestros talentos caigan en el olvido, sino que debemos usarlos y construir sobre ellos. La parábola de los talentos, en Mateo 25:14 al 30, ilustra muy bien esto. En la historia, el amo le confía recursos a cada siervo, junto con una instrucción mínima sobre cómo emplearlos. En un acto de fe y creatividad, dos de los siervos se arriesgan a usar los recursos y ganan un mayor beneficio para su señor. Con miedo y, probablemente, ociosidad, el otro siervo entierra sus recursos, sin hacer nada. La parábola nos muestra que, cuando cultivamos nuestros recursos, el amo (Dios) nos bendice con más aún.

La historia también nos advierte sobre no dejar pasar oportunidades. Cuando el amo regresa y confronta al siervo perezoso, predice una vida de aflicción para el siervo. De esto podemos entender que, cuando no utilizamos las oportunidades que tenemos, corremos el riesgo de vivir una vida de mediocridad, sin lograr los planes que Dios tiene para nosotros. Por tanto, la próxima vez que pienses en mayordomía, reflexiona sobre las características de personalidad, habilidades, destrezas, intereses y talentos únicos que tienes, y cómo puedes desarrollarlos. Es más, ora pidiendo fe y una puerta abierta para poder cumplir el destino que Dios tiene para ti.

para pensar y debatir

¿Qué nos dice Job 38:4 al 11 sobre el origen de nuestras habilidades y talentos?

¿Qué puedes hacer para convertir a tu iglesia en un ambiente que facilite el crecimiento personal?

Varias mujeres y hombres de la Biblia tenían dos (o múltiples) habilidades (por ejemplo: David era rey y compositor). ¿Qué nos dice esto sobre el modo en que debiéramos cultivar nuestros dones?

Shauna Spence, Edmonton. Alberta, Canadá.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*