TEXTO CLAVE: “Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre” (Juan 14:16). PREVIEW U no a uno pasaban al lado del niño. No podía tener más de seis | años de edad. “Disculpe, señor…”, “Disculpe, señora” les decía j u|¡0 a los que pasaban. Cuando mi amiga’y yo pasamos al lado suyo, él murmuró: “Disculpe, señora, ¿puede ayudarme a cruzar la ruta?” Cansada de cruzar avenidas cargadas de vehículos, le hice señas a mi amiga para que lo ayudara. El niño simboliza quiénes somos como seres humanos pecadores en busca de ayuda espiritual. Sin embargo, el problema que nos confronta es que no podemos ayudarnos tanto unos a otros, ya que todos tenemos necesidades espirituales. Juan 15:26 dice: “Cuando venga el Consolador, que yo les enviaré de parte del Padre, el Espíritu de verdad que procede del Padre, él testificará acerca de mí”. Juan 3:8 dice: “El viento sopla por donde quiere, y lo oyes silbar, aunque ignoras de dónde viene y a dónde va. Lo mismo pasa con todo el que nace del Espíritu”. No podemos ver al Espíritu, pero lo podemos escuchar hablándonos, y podemos aceptar su guía. Si tu corazón está sediento; tu mente, confundida; y tu alma, vacía; el Maestro puede llenar esos lugares con su paz, gracia y amor. Cuando aceptemos al Espíritu, él habitará en nosotros y cultivará su fruto en nuestra vida, para que lo podamos compartir con otros. Y cuando com­ partimos, aumentamos nuestro crecimiento espiritual también. Al estudiar la lección de esta semana, abramos nuestros corazones y mentes al representante de Dios: el Espíritu Santo.

Folleto Jóvenes - Tercer trimestre 2014 - Escuela Sabática

Folleto Jóvenes – Tercer trimestre 2014 – Escuela Sabática

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Jóvenes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*