Lección 3 | El pueblo de Dios en las ciudades | Escuela Sabática | Folleto Joven

LECCIÓN 3 – DEL 12 AL 18 DE ENERO

 

EL PUEBLO DE DIOS EN LAS CIUDADES

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apoc. 3:22, RVR).

 

SÁBADO 12 ENERO

¿QUIERO ESCUCHAR ESTO?

Introducción: Apoc. 3:19

Te digo esto porque te quiero…” No puedo contar la cantidad de veces que alguna versión de estas palabras intentó mitigar una crítica o un consejo que me lastimó, que a veces me sorprendió, pero que a menudo, por más que me pesara, me llevó por un mejor camino.

Seamos honestos: las únicas personas que están a salvo para darte el tipo de charla que utiliza esas palabras son aquellas con quienes tienes una relación de confianza. Yo las he recibido de mis padres, de maestros que esperaban más de mí, de médicos y de mi esposo.

¿Y tú? ¿Has oído esas palabras de alguien a quien amas y en quién confías?

No debería sorprendernos que Jesús usara el mismo método al dirigirse a las iglesias de la época de Juan. Después de todo, este es el mismo Jesús que comparó la relación de Dios con sus seguidores con muchas de las mismas relaciones mencionadas: nuestro Padre, el gran Médico, Maestro y novio. En Apocalipsis 3:19, en su mensaje a Laodicea, Jesús pronuncia las palabras que todos reconocemos de nuestra propia vida: “Yo reprendo y castigo a los que amo. Esfuérzate, pues, y cambia de conducta” (Apoc. 3:19, BLPH).

Los temas pesados en el libro del Apocalipsis ciertamente no son ideales para una lectura superficial: y los mensajes de Cristo a las iglesias no son una excepción. Las acusaciones de delitos, pecados e inmoralidad se encuentran con amenazas de vida y muerte. En comparación, las promesas de victoria y dignidad parecen objetivos distantes.

Las simples palabras de amor en medio de las críticas, los cálculos de pecados y las reprimendas son lo que iluminan la verdadera naturaleza de Cristo en estos mensajes. Él no quiere que la iglesia se aleje de su naturaleza tibia y su riqueza terrenal por su propia vanidad o por ganancias. Él quiere que experimenten todo lo que la vida puede ofrecer si lo siguen de todo corazón. Quiere que sean parte de su Reino, que estén a su lado, ¡y compartir con ellos su trono! Así como un padre, maestro, médico o cónyuge, el amor es lo que hace que él quiera más para ellos.

¿Y sabes cuál es la mejor parte? ¡Él quiere lo mismo para nosotros! Cuando estudies la Biblia, recuerda buscar los mensajes que te hablan duramente o las palabras que te descolocan. Como yo, puede que encuentres el Impulso necesario para hacer justamente aquello que realmente cambiará tu corazón y tu vida.

Ashley Eisele. Silver Spring. Moryland. EE UU.

DOMINGO 13 ENERO

SECRETOS DE IGLESIA QUE ESTÁN DEBAJO DE LA ALFOMBRA

Logos: Dan. 2:27,28,47; Mat. 13:35; Apoc. 3:6; 22:16

SECRETOS REVELADOS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO (DAN. 2:27. 28. 47)

Ya sabemos que el libro de la Revelación de Jesucristo tiene el propósito de revelar quién es Jesús y lo que estará haciendo. En cuanto a esto, funciona de la misma manera que las profecías en otros libros de la Biblia. Tanto Daniel como Nabucodonosor lo proclamaron: “El misterio que el rey demanda, ni sabios […] lo pueden revelar al rey. Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios”. “Ciertamente el Dios vuestro es Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios…” (Dan. 2:27, 28, 47, RVR). El libro de Daniel fue sellado hasta el tiempo del fin.

JESÚS REVELA SECRETOS DE LA FUNDACIÓN (MAT. 13:35)

Jesús comenzó a revelar algunos de los secretos de Dios cuando habló en parábolas. Les dijo a sus discípulos: “Abriré en parábolas mi boca: declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo” (Mat. 13:35, RVR). “Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos” (Mat. 13:11, RVR). También aseguró que “nada hay oculto, que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de ser conocido, y de salir a luz. Mirad, pues, cómo oís…” (Luc, 8:17,18, RVR). Es interesante cómo nos advirtió que tengamos cuidado con el modo en que escuchamos.

ESCUCHAR SECRETOS NO SIEMPRE ES CHISME (APOC. 3:6)

Aunque había siete mensajes diferentes para siete Iglesias distintas, cada mensaje fue escrito para todas las iglesias. Cada uno Incluía la amonestación: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias”. No solo debía oír lo que se le decía a su propia iglesia, sino a todas las iglesias. Nosotros, como ellos, tenemos la bendición de que se nos recuerda, de una poderosa manera, para el tiempo del fin, qué engaños nos tenderá el maligno.

Debe de haber sido muy difícil para muchas de las Iglesias recibir las cartas. Darse cuenta de que Dios conocía sus pecados secretos a tal punto que estaba lidiando con ellos de esta manera puede haber sido atemorizante. Con seguridad, algunos simplemente habrán desaparecido al ver que su vida era un libro abierto. Otros habrán tomado en serio las advertencias.

Al analizar los mensajes, encontramos que Jesús podía suplir las necesidades de cada iglesia, cualquiera fuera su situación. Sin lugar a dudas, puede suplir nuestras necesidades hoy también. Nos dice que quiere que estemos en el cielo. No debemos satisfacernos con nuestro cielo imaginarlo, Ideado en nuestra cabeza. Permítele que cambie incluso tu bondad a su Imagen.

Las cartas a las iglesias fueron escritas, en primer lugar, para dejar todo al descubierto. Quedarían en una situación en la que confesarían y se aferrarían a él, o permanecerían en sus pecados a su propio riesgo eterno. En segundo lugar, les dejarían en claro a los miembros de aquellas Iglesias históricas que Dios los conocía íntimamente. Él estaba al tanto de sus fallas, y los amaba lo suficiente como para buscar su salvación.

La cultura de las iglesias era diferente en cada una. Jesús señaló su habilidad de ocuparse de sus distintas luchas y situaciones. Su presentación de sí mismo nos habla de las características particulares que posee para poder resolver los problemas que enfrentamos. Jesús hace una evaluación de la iglesia, y luego le aconseja sobre cómo salir de su aprieto. Finalmente, cada mensaje concluye con un llamado a escuchar al Espíritu y con promesas para los vencedores.

POR ÚLTIMA VEZ: ESCUCHEN (APOC. 22:16)

Hay una lección que Dios quiere que cada uno de nosotros aprendamos personalmente. No debemos estar satisfechos con lo bueno que sintamos que tenemos o que otros piensen que tenemos. Dios nos conoce mejor. Él ve nuestro corazón y nuestras motivaciones. Entonces, renuncia a lo que tiene valor para ti, incluso lo que es bueno a los ojos de Dios pero que no te permite crecer más porque te consideras suficiente. Renuncia a ello para poder recibir lo que realmente te salva, y que solo Jesús puede darte.

Los problemas y las soluciones analizadas no necesariamente tenían la intención de evitar que las personas de esas iglesias sufrieran, sino que supieran que Dios era consciente de sus sufrimientos y que permitía que continuaran, y les prometía salvación a quienes los soportaran. Este mensaje se da de siete maneras diferentes. Si estamos escuchando, cada persona puede encontrar al menos un mensaje dirigido específicamente a ella. En Apocalipsis 22:16 tenemos un llamado final de Jesús. Él dice: “Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias” (RVR). Debemos escuchar los mensajes a todas las iglesias.

PARA PENSAR Y DEBATIR

Mírate como Jesús te vería. ¿Cuál de los mensajes a las iglesias parece hablarte específicamente a ti? ¿De qué modo utilizarás la prescripción en ese mensaje para permitir que Jesús te prepare para el cielo?

Siendo que se habla tanto de cómo escuchamos, analiza la manera en que escuchas lo que Dios está diciendo. ¿Estás oyendo a través de la experiencia y la cultura de una iglesia local o nacional? ¿Qué deberías hacer para asegurarte de tener una conexión personal con Dios?

Imagina un momento en el futuro (500 años o más). ¿Qué dirán los observadores sobre la manera en que eventos u otras influencias sociales habrán impactado a los cristianos de nuestros días?

Gary R. Wagner, Union Springs, Nueva York, EE UU.

LUNES 14 ENERO

EL CRISTO COMUNICATIVO

Testimonio: Apoc. 2:1

“Los nombres de éstas [las siete iglesias] son un símbolo de la iglesia en diferentes períodos de la era cristiana. El número siete indica algo completo, y significa que los mensajes se extienden hasta el fin del tiempo, mientras que los símbolos usados revelan la condición de la iglesia en diferentes períodos de la historia.

“Se habla de Cristo como caminando en medio de los candeleras de ora. Así se simboliza su relación con las iglesias. Está en constante comunicación con su pueblo. Conoce su real condición. Observa su orden, su piedad, su devoción. Aunque es el Sumo Sacerdote y Mediador en el Santuario celestial, se lo representa como caminando de aquí para allá en medio de sus iglesias en la tierra. Con incansable desvelo y constante vigilancia, observa para ver si la luz de alguno de sus centinelas arde débilmente o si se apaga. Si el candelera fuera dejado al mero cuidado humano, la vacilante llama languidecería y moriría: pero él es el verdadero centinela en la casa del Señor, el fiel guardián de los atrios del templo. Su cuidado constante y su gracia sostenedora son la fuente de la vida y la luz.

“Cristo fue presentado como sosteniendo las siete estrellas en su mano derecha. Esto nos asegura que ninguna iglesia que sea fiel a su cometido necesita temer la destrucción; porque ninguna estrella que tiene la protección del Omnipotente puede ser arrancada de la mano de Cristo.

” ‘El que tiene las siete estrellas en su diestra… dice estas cosas’ (Apoc. 2:1). Estas palabras son dirigidas a los maestros de la iglesia, a los que Dios confió pesadas responsabilidades. Las dulces influencias que han de abundar en la iglesia están vinculadas estrechamente con los ministros de Dios, quienes deben revelar el amor de Cristo. Las estrellas del cielo están bajo su dirección. Las llena de luz; guía y dirige sus movimientos. Si no lo hiciera, llegarían a ser estrellas caídas. Así es con sus ministros. Son instrumentos en sus manos, y todo lo bueno que pueden hacer es realizado por medio del poder divino. Por medio de ellos se difunde la luz del Salvador, quien ha de ser su eficiencia. Si tan solo miraran a él como él miraba al Padre, serían capacitados para hacer su obra. Cuando dependan de Dios, él les dará su esplendor para reflejarlo al mundo”.

Los hechos de los apóstoles, pp 483,484

PARA PENSAR Y DEBATIR.

No podemos ver a Jesús cara a cara, pero aun así creemos que Cristo se comunica con sus creyentes hoy. ¿Cómo le explicarías esto a un amigo que no es creyente?

¿A cuál de las iglesias del Apocalipsis se asemeja más tu experiencia espiritual hoy? ¿Necesitas hacer algún cambio? ¿Qué puedes hacer para modificar por cuál camino estás yendo?

Jordán Wagner. Chottanooga. Tennessee. EE.UU.

MARTES 15 ENERO

CONOCIÉNDOTE

Evidencia: Isa. 43:1,2

Las siete iglesias del Apocalipsis estaban ubicadas en Asia Menor, y lindaban con el mar Negro al norte, con el mar Egeo al oeste y con el Mediterráneo al sur. Hoy, esta región es parte de Turquía.

Esas ciudades eran lugares prósperos y vibrantes donde las personas vivían, trabajaban y formaban familias. Entender más sobre su historia nos ayuda a comprender mejor por qué, en el libro del Apocalipsis, se resaltan sus problemas espirituales y las soluciones.

Ubicada en la intersección de una ruta de comercio, Éfeso era famosa por el templo de Artemisa (Diana). Pablo visitó esta ciudad durante su segundo viaje (Hech. 18:19-21), y volvió en su tercer viaje y pasó dos años allí (Hech. 19). Aquila, Priscila y Apolos todos ministraron allí (Hech. 18:24-26). Los creyentes de ese lugar comenzaron su experiencia cristiana quemando todos los libros de brujería (Hech. 19:18,19), y fueron bendecidos con ancianos responsables (Hech. 20:28).

Esmirna, un puerto comercial próspero, se encontraba a 65 kilómetros al norte de Éfeso, y se hizo famosa por su cultura, sus artes y su religión. Algunos de sus residentes, especialmente los cristianos, sufrieron pobreza y tribulación (Apoc. 2:9,10).

Pérgamo estaba ubicada a 65 kilómetros al norte de Esmirna, y a unos 30 kilómetros del mar. Hoy la ciudad se llama Bergama. Fue la capital del reino de Pérgamo durante la dinastía atálida.

Sardis, que se encontraba a 80 kilómetros al este de Esmirna, se creía inmune a las invasiones a causa de la geografía de su ubicación. Sin embargo, en el año 546 a.C., Ciro el Grande la conquistó e hizo de ella la sede de un sátrapa persa. La arrogancia de la ciudad y la falta de seguridad operativa la debilitaron. Los atenienses la quemaron en el 499 a.C. En 334 a.C., Alejandro Magno la invadió y, en aquella época, se levantó el renombrado templo de Artemisa. Luego, en el 214 a.C., fue nuevamente invadida, esta vez por Antíoco el Grande de Siria.

Filadelfia fue construida por Atala II Filadelfo, y estaba justo a 43 kilómetros al sudeste de Sardis. Ubicada en el valle de Gediz y en parte del monte Tmolo, hoy se conoce como Ala§ehir. En la actualidad, todavía existen ruinas de muros, templos y edificios.

Tiatira, una pequeña ciudad ubicada a mitad de camino entre Pérgamo y Sardis, fue famosa por su tintura de púrpura. Lidia, mencionada en Hechos 16, era de esta ciudad.

Laodicea, que se encontraba a 90 kilómetros al sudeste de Esmirna, era un importante centro bancario y de importación en la región. Era famosa por la fabricación de vestimentas de lana negra local y por ser la sede de una facultad de medicina con especialidad en oftalmia, un problema de inflamación severa en los ojos.

PARA PENSAR Y DEBATIR

¿Por qué es importante entender lo que los ciudadanos de cada una de esas ciudades enfrentaban en su vida diaria? ¿De qué modo eso podía impactar en que aceptaran o rechazaran la historia de Jesús?

Callie Neal. Moore, Kansas, EEUU.

MIÉRCOLES 16 ENERO

SU MENSAJE; MI MENSAJE

Cómo hacer:  Mat. 10:22; Efe. 3:16-18; Col. 3:17; Apoc. 2,3

Cada una de las siete iglesias del Apocalipsis tiene un mensaje para nosotros hoy. Aunque cinco de ellas recibieron una amonestación, Dios también alabó a esos grupos por sus manifestaciones tempranas de fe. Dios quería que supieran que tenían esperanza si realizaban un cambio. Lo mismo ocurre con nosotros.

Filadelfia tenía amor: un reflejo del carácter de Dios. Nuestro amor por otros nos permite revelar el verdadero carácter de Dios a quienes quizá no lo conocen.

Jesús les advirtió a sus seguidores que los odiarían a causa de su amor por él. Si seguimos el consejo dado a Esmirna. no temeremos lo que podamos llegar a sufrir. Si somos fieles, incluso ante la muerte, recibiremos la vida.

Éfeso olvidó su primer amor y el fervor por compartir el evangelio. ¿Has caído en esta misma situación? Pasar tiempo consistentemente en la lectura de la Biblia y en oración es el camino para restablecer tu relación y sentir la emoción que experimentaste al comenzar tu caminar cristiano.

En los primeros días, Pérgamo se mantuvo firme en su creencia en Jesús y no negó su fe. Se los animó a arrepentirse y se les prometió recibir el maná escondido. ¿Qué maná escondido está esperando Dios proveerte?

Tiatira exhibió amor, fe, paciencia y buenas obras. ¿Disfrutas el ministerio que se te ha dado de compartir a Jesús con otros? ¿Has pensando en la paciencia que exhibes y las buenas obras que realizas?

¿Será que las circunstancias de tu vida te están “pasando factura”? ¿Están debilitando tu fe? Adopta el consejo a Sardis: sé cuidadoso y fortalece lo poco que quede. Espera el momento en que serás vestido con vestiduras blancas.

Laodicea no recibió ningún elogio. Dios notó que, espiritualmente, eran pobres, estaban ciegos y desnudos. Incluso con una condenación así, Dios les dio un consejo de esperanza. Con arrepentimiento y al aceptar el poder redentor de Dios, somos justificados por fe. No importa cuánto nos alejemos de Dios, él espera que acudamos a él y aceptemos su regalo.

Adopta las mejores características de las siete iglesias y permanece al lado de Jesús al comer del árbol de la vida mientras llevas la corona de oro hecha especialmente para ti.

PARA PENSAR Y DEBATIR

¿Cuál de las siete iglesias sientes que representa mejor tu vida espiritual hoy? ¿Qué consejo de los dados necesitas implementar en tu vida?

Las iglesias del Apocalipsis muestran cómo las personas se alejan de Dios. ¿De qué modo podemos aplicar el consejo de reforma dado en Apocalipsis 2 y 3, sin parecer legalistas?

Rondolph Forley. Cottonwood, Kansas, EE UU.

JUEVES 17 ENERO

UN DIOS DE SEGUNDAS OPORTUNIDADES

Opinión: Isa. 40:28; Gál. 6:9

¿Alguna vez sentiste que el mensaje a las siete iglesias del Apocalipsis se enfoca exclusivamente en lo negativo? Aun así, el evangelio se encuentra en los versículos que describen los fracasos espirituales de estas iglesias.

Éfeso se alejó de su primer amor pero, antes de eso, era paciente, odiaba las obras de los falsos maestros y no se daba por vencida. Pérgamo se mantuvo firme en su creencia en Jesús y, por un tiempo, no negó la fe. Tiatira tenía amor, fe, paciencia y buenas obras. En Sardis, creyentes puros eran firmes en la fe. Los laodicenses no recibieron ningún elogio. Estaban demasiado absortos en su mundo y parece que ni se dieron cuenta de que, espiritualmente, eran pobres y ciegos, y estaban desnudos. Los creyentes de Esmirna y de Filadelfia enfrentaron persecución y fueron testigos ante otros. Aunque no se les dio una reprimenda, se les aconsejó que permanecieran fieles hasta la muerte y que se aferraran a su fe.

Cinco de las siete Iglesias recibieron reproches por distraerse de lo que habían sido llamadas a hacer: compartir la historia de Jesús y permanecer fieles a él. Dios no los apartó del todo. Les proveyó consejos para saber cómo volver a él. Con ese retorno, viene la promesa de una relación renovada que puede ser eterna si los creyentes así lo eligen.

El consejo incluía arrepentimiento, permanecer fieles incluso si eso significaba morir, mantenerse firmes en la fe, continuar siendo cuidadosos y ser celosos. Las recompensas prometidas de una corona de vida, vestiduras blancas, nombres escritos en el Libro de la vida, y sentarse con Cristo en su trono y comer con él deberían hacer que el arrepentimiento y la fidelidad sean muy atractivos.

¿Alguna vez te cansaste en tu experiencia con Cristo y te distrajiste a causa del clamor constante del mundo por tu atención? ¿Has perdido el primer amor que experimentaste cuando aceptaste a Jesús en tu vida y tu corazón? ¿Estás siendo ridiculizado por familiares y amigos a causa de tus creencias? Recuerda: hay otros que han caminado antes que ti y han enfrentado estas mismas cosas.

El mundo en que vivimos se está volviendo más y más malvado. Puede parecer que el enemigo está ganando a diestra y siniestra. Pero, debemos recordar que la guerra ya ha sido ganada, aunque parezca que los cielos se pueden caer en cualquier momento. Nuestra fuerza espiritual está basada en nuestra relación con Cristo.

Las iglesias que recibieron reproches se permitieron alejarse de su enfoque en Cristo. Se les dio una oportunidad para volver. ¡Esas son buenas noticias! El Dios a quien servimos es un Dios de segundas, terceras, cuartas y más oportunidades. No se da por vencido con nosotros porque nos ama.

PARA PENSAR Y DEBATIR

¿Cómo puede morir tu fervor al pasar el tiempo desde tu bautismo? ¿Por qué estar Involucrado en el evangelismo nos ayuda a permanecer firmes en nuestra fe?

Deena Bartel-Wagner. Collegedale, Tennessee. EEUU.

VIERNES 18 ENERO

HABRÁ UN DÍA

Explora: Apoc. 3:22 EN RESUMEN…

El libro del Apocalipsis es fascinante. Jesús se enfocó en escribirle cartas a cada una de las siete iglesias, pero esas cartas también fueron escritas para nosotros. ¿De qué manera cartas escritas hace miles de años fueron escritas para quienes vivimos hoy? Hoy, cada iglesia en el mundo atraviesa por dificultades y pruebas propias. Algunas iglesias sufren persecución. Otras tienen problemas para permanecer a flote financieramente. Hay algunas que ya no están alcanzando a su comunidad.

Cualquiera sea la situación por la que está pasando tu iglesia, hay esperanza. Por más trillado que suene, es importante recordar que Jesús nos ofrece una vida con él si continuamos siendo fieles aun cuando la marcha se pone difícil.

ACTIVIDADES SUGERIDAS

» Escucha la canción “There Will Be a Day”, de Jeremy Camp (Hay videos subtitulados).

Enfócate en la esperanza que tenemos para aquel gran día.

» Escribe una oración sobre las promesas de Dios para quienes son fieles y leen su Palabra durante el tiempo del fin.

» Usa un sitio web como BibleGateway.org para encontrar cuatro versículos bíblicos que hablen sobre escuchar la Palabra de Dios en medio de las pruebas. Escríbelos a mano y repásalos durante tu momento de devoción personal.

» Comparte con un amigo la manera en que Dios ha suplimos tus necesidades del modo en que lo hizo con las siete iglesias.

» Reserva un momento cada día para leer sobre cada una de las siete iglesias. Reflexiona en la forma en que Jesús ha estado trabajando en tu propia iglesia.

» Escribe un poema sobre cómo esperar el regreso de Cristo.

LECTURA ADICIONAL

Apocalipsis 1:3; 3:3, 22.

Ashley M Wagner. Union Springs. Nueva York, EE UU.

MÁS PREGÜNTAS (DEL FOLLETO DE ADULTOS)

Lee Apocalipsis 2:8 al 11. La forma en que Jesús se presenta a esta iglesia ¿qué relación tiene con la situación de la iglesia? ¿Cuál era la situación de la iglesia? ¿Qué advertencia le da Jesús a la iglesia sobre lo que vendría?

Lee Apocalipsis 3:7 al 13. La forma en que Jesús se presenta a esta iglesia ¿qué relación tiene con la situación de la iglesia? La declaración de Jesús: “Tus fuerzas son pocas’ (Apoc. 3:8) ¿qué dice acerca de la condición de la iglesia? ¿Qué le promete Jesús a esta iglesia?

¿Qué significa no renegar de “tu fe en mí” (Apoc. 2:13; ver, además, Apoc. 14:12). ¿Qué nos dice esto sobre el origen de la fe y sobre nuestro deber sagrado de aferrarnos a ella, incluso bajo amenaza de muerte?

Medita en las palabras de Apocalipsis 2:25: “Retengan con firmeza lo que ya tienen, hasta que yo venga”. ¿Qué significan esas palabras para nosotros, tanto colectiva como individualmente? ¿Qué tenemos de Jesús que debamos retener?

Teniendo siempre presente la gran verdad de la salvación solo por la fe en Cristo, ¿en qué sentido podríamos decir que nuestras obras no han sido halladas “perfectas” delante Dios? ¿Qué significa eso, y cómo podemos “perfeccionar” nuestras obras delante de él? Mat. 5:44-48.

Lee Apocalipsis 3:14 al 17 y Oseas 12:8. Traza paralelismos entre las características históricas de la ciudad y la valoración de Cristo de esta iglesia. ¿Cómo dominaba a los cristianos de Laodicea el espíritu autosuficiente de la ciudad?

Lee Apocalipsis 3:18 al 22. ¿Qué consejo les dio Jesús a los laodicenses? ¿Qué simbolizan el oro, la ropa blanca y el colirio (ver 1 Ped. 1:7; Isa. 61:10; Efe. 1:17,18)? ¿Qué nos dice todo esto a nosotros, que como adventistas del séptimo día nos consideramos la iglesia de Laodicea?

A menudo, los cristianos dicen que es difícil ser cristiano en las ciudades industriales, comerciales y metropolitanas. ¿Qué se puede aprender del hecho de que en las ciudades prósperas de Asia había cristianos que se mantuvieron leales al evangelio e inquebrantables en medio de toda la presión del ambiente pagano?

Piensa en esos cristianos de Asia a la luz de la oración de Jesús en Juan 17:15 al 19. ¿Cómo se aplica el concepto de estar en el mundo pero no ser del mundo para los cristianos actuales, en particular para los que viven en ciudades metropolitanas?

¿Cómo podemos, como adventistas, prestar atención a las palabras que recibimos en el mensaje a los laodicenses?

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*