Lección 2 | Martes 10 de abril 2018 | Las consecuencias de ceder | Escuela Sabática Jóvenes

Martes 10 de abril
Las consecuencias de ceder
Evidencia – Daniel 2:48
La historia de Daniel y sus tres compañeros trae a la mente varias lecciones para el cristiano del siglo XXI. En primer lugar, cada día de la vida de Daniel comenzaba con una oración al Señor (Daniel 6:10). La oración fue fundamental en la vida de Daniel. Cada día se comunicaba con Dios. Cristo se hizo eco de ese sentimiento cuando instruyó a sus discípulos: “Estén alerta y oren” (Mateo 26:41).
La oración resguarda al cristiano de los engaños y las consecuencias de la tentación.
Dios describió a Daniel como alguien “muy apreciado” (Daniel 10:11,19). El carácter de Daniel corresponde a la descripción que realizó Cristo sobre los hijos amados de Dios en Juan 14:21 y 23. Además, es evidente que Daniel desarrolló un hábito de oración similar al que vemos en la vida de Cristo (Marcos 1:35), Abraham (Génesis 19:27) y David (Salmo 5:3).
Como cristianos que viven en el tiempo del fin, deberíamos estar afirmados sobre
nuestro compromiso personal con la oración. Deberíamos concentrarnos en una rutina de meditación en la Palabra de Dios, que puede darnos una base firme de fe y fidelidad para permanecer de pie en los momentos más difíciles.
Otra lección que sobresale en la historia de Daniel es que la fidelidad tiene su recompensa.
La fidelidad de Daniel lo llevó a una posición más elevada en aquel reino. Luego
de la caída de Babilonia, Darío reorganizó su Gobierno y asignó a Daniel una posición gubernamental clave. Al notar la calidad de la fidelidad de Daniel, vio una solución para la corrupción en su Gobierno.
Cuando somos fieles a Dios, también podemos ser fieles al hombre. La fidelidad constante de Daniel para con Dios lo convirtió en el mejor de entre sus colegas en Babilonia.
Como mantuvo una constante devoción diaria con Dios, logró éxito en su carrera. Sin embargo, sus colegas no se sintieron felices; vieron en Daniel una amenaza para sus prácticas deshonestas. El problema principal que tuvieron con Daniel es que la habilidad que tenían para beneficiarse indebidamente de sus posiciones se había paralizado por completo. Si él llegaba a gobernar sobre todo, anticiparon la posibilidad de que TODA la corrupción en el reino podría verse detenida.
Finalmente, al no encontrar una debilidad terrenal en Daniel, decidieron manchar su imagen espiritual. Querían que Daniel cediera en su fe en el Dios verdadero. Daniel mantuvo su fidelidad hasta el final, incluso si tenía que pagar con su vida.

Para pensar y debatir
¿Qué nos impide ser fieles a Dios hoy? ¿Qué situaciones similares probablemente tengamos que enfrentar en el tiempo del fin?
¿Cómo hizo Daniel para no caer ante la presión de grupo? ¿Qué nos enseña esto sobre nuestro lugar en el mundo?

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*