“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia” (Santiago 1:2-3) Pedro nos dice que debemos ser “afligidos en diversas pruebas” (1P. 1:6). ¿Cómo podemos sentir “sumo gozo” cuando estamos afligidos por las pruebas? La expresión “prueba de vuestra fe” hace referencia al proceso por el cual se prueba una cosa. La fe del creyente es probada de diversas maneras (tal vez dolorosas) de modo que resplandezca como el oro y produzca su fruto: paciencia (perseverancia). Cómo ejercer la fe: 1. Creer en un Padre amante. 2. Confiar en su sabiduría. 3. Actuar sobre la base de su Palabra. Aquel que es capaz de ver por la fe el fruto final, más allá de la aflicción presente, es bienaventurado (Mt. 5:12). Tendremos “sumo gozo” si ponemos nuestra mira en el oro ya refinado, en lugar de mirar al fuego.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*