Lección 14 | Domingo 24 de septiembre 2017 | Comprender la Biblia | Escuela Sabática Joven

DOMINGO 24 SEPTIEMBRE
COMPRENDER LA BIBLIA
Evidencia | Luc. 24:44,45
El establecimiento en Galatia de la primera iglesia cristiana gentil enfrentó gran persecución por parte de los judíos. Se opusieron a este “nuevo evangelio” que los discípulos enseñaban. A pesar de esto, Pablo y Bernabé viajaron por toda Galacia. El sábado fueron a la sinagoga, y Pablo se levantó y abrió el entendimiento de las Escrituras de los gálatas (Hech. 13:13-43), como Jesús lo hizo con él y con los demás discípulos luego de su resurrección (Luc. 24:44, 45; Hech. 9). Como resultado, la congregación gentil creció.
El evangelio de Pablo era el mensaje de Jesús. Dios utilizó las tradiciones y las ceremonias del Antiguo Testamento como “aplicaciones”: cuánto más las descargas, las usas y las sigues, más dominas sus usos y esperas sus actualizaciones. Sin embargo, los judíos rechazaron la última “actualización” de sistema de Jesús, que les quitaba sus cargos corporativos. No podían comprender la aplicación en la que nuestro cuerpo se convierte en templo y morada de Dios (Juan 2:21; 1 Cor. 6:19); así como aquella en la que todas las ceremonias del Santuario se dan entre Dios y cada persona individualmente (Núm. 7-10; Heb. 4:14,16; Heb. 9).
Ya no había necesidad de un intercesor humano o sacerdote. Nota que Jesús no cambió el significado inherente de los símbolos del Santuario; solamente expresó cómo se aplican indirectamente. Es más, él nos abrió el entendimiento sobre el mensaje primordial que había estado comunicando desde el mismo comienzo. Jesús quiere ser uno con nosotros, como él es uno con el Padre, para restaurarnos a nuestra herencia real (Gál. 4:3-7).
Los judíos eran defensores devotos del pacto abrahámico de la circuncisión, y enseñaban fervientemente que la iglesia gentil de Galacia debía participar de esta tradición. Su prioridad máxima era practicar las leyes de Moisés, para probar su compromiso con Dios. La Carta a los Gálatas fue escrita para abordar estas sutilezas doctrinales. Pablo quería afirmar los principios que había enseñado a los gálatas cuando estableció su iglesia. “No, un verdadero judío es aquel que tiene el corazón recto a los ojos de Dios. La verdadera circuncisión no consiste meramente en obedecer la letra de la ley, sino que es un cambio en el corazón, producido por el Espíritu” (Rom. 2:29, NTV).
En el Monte Sinaí, Dios escribió con su propio dedo una ley (que se guardó en el Lugar Santísimo), y dictó la otra a Moisés, quien la escribió. Ambas leyes enfatizaban cómo adorar a Dios y cuidar de los demás. Una ley era una herramienta de entrenamiento diaria y anual que explicaba por qué vives la otra ley por fe (Gál. 3:24-27). “El justo vivirá por la fe” (Gál. 3:11) solo cuando Dios escribe su ley en las tablas de nuestro corazón y mente (ver Heb. 8:10).
Para pensar y debatir
Como templo de Dios, ¿vives de manera diferente?
¿Es Importante para ti entender la Biblia?
Elaine A. Thompson, Edmonton, Alberta, Canadá

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*