Lección 13 | Miércoles 28 de marzo 2018 | Dueño, mayordomo, talento | Escuela Sabática Joven

MIÉRCOLES 28 DE MARZO
DUEÑO, MAYORDOMO, TALENTO
CÓMO HACER – MATEO 25:14-46
La parábola de los talentos dice mucho sobre ser los mejores mayordomos para Cristo. Ser mayordomos es como cualquier cosa importante en nuestra vida. Tiene que tener objetivos y un plan de acción. Dios nos ha dado talentos a todos. Piensa en los talentos con los que te ha bendecido. Si no estás seguro de cuáles son, dedica un momento a orar sobre esto.
Primero, para usar esos talentos, debemos comenzar cada día orando. Pablo describe la importancia de esto en 1 Tesalonicenses. Hemos de invitar a Jesús a ser parte de nuestro día y pedirle que nos llene del Espíritu Santo. En esta oración, le preguntamos sobre sus deseos para nosotros como mayordomos ese día. Para trabajar de acuerdo con su voluntad debemos pedirle al Espíritu Santo que hable a nuestro corazón. Luego de la oración, espera un momento en paz, con los ojos cerrados. En esos momentos, él tiene la oportunidad de hablar a nuestro corazón. En 1 Tesalonicenses 5:17 dice que debemos “orar sin cesar’. Al comenzar cada día con oración, podemos volver a esta oración constante (y también ampliarla) a lo largo del día.
Lo segundo que hacemos como mayordomos es actuar. En la parábola de los talentos, las acciones fueron vistas favorablemente. Mateo 25 dice que dos personas actuaron por el hombre que estaba de viaje. Ellos actuaron a partir de lo que este les había dado, y dentro de sus posibilidades. Esos dos individuos no se sentaron a reflexionar sobre los talentos con los que habían sido bendecidos.
Reitero: comienza cada día en oración. Luego de la oración cree que, con su bendición, actuarás de acuerdo con su voluntad. Debiéramos tomar estos talentos y ser mayordomos de ellos para producir más para él. Como mayordomos, estamos siendo parte de la planificación responsable. Entendemos que fuimos creados por el Creador mismo.
Finalmente, muestra lo que has hecho con estos talentos. Él nos ha confiado mucho. Yo he sido bendecido con la posibilidad de trabajar en su ministerio como profesor. Sé que me está pidiendo que edifique mentes jóvenes para ser fuertes para él hoy, no mañana. Sé que no debo relegar a un segundo plano estos jóvenes corazones. Debemos descubrir qué es lo que él necesita de nosotros hoy. No podemos posponer su llamado hasta mañana, la semana que viene o el año que viene. Al trabajar junto a él, lo que importa es el hoy.

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Qué quiere decir Pablo cuando escribe: “Ahora bien, a los que reciben un encargo se les exige que demuestren ser dignos de confianza” (1 Cor. 4:2)?
¿Qué significaría para ti oír las palabras: “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel!’?
Evalúa lo que tu iglesia o grupo de jóvenes ha hecho en cuanto a evangelismo. ¿Está funcionando? ¿Cómo puedes saber? ¿Qué métodos podrías emplear?
David Solís, Moscow, Idaho, EE.UU.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*