Lección 13 | Martes 19 de septiembre 2017 | El mundo de la iglesia primitiva de Pablo | Escuela Sabática Joven

MARTES 19 SEPTIEMBRE
EL MUNDO DE LA IGLESIA PRIMITIVA DE PABLO
Evidencia | Mat. 11:28-30; Gál. 5:13-15
En sus cartas, se puede ver a la persona de Pablo derramando su corazón y alma por las personas a quienes tanto amaba. A semejanza de la mayoría de sus cartas, Gálatas brinda al lector un registro muy personal de las cargas del corazón de Pablo y su misión para con la iglesia primitiva. El mensaje general de Pablo a los gálatas fue prestar un servicio desinteresado y tener unidad dentro de su joven iglesia. Pero, ¿quiénes eran esos primeros cristianos y qué tipo de desafíos enfrentó Pablo al tratar de comunicar y cultivar la iglesia cristiana primitiva?
Primero estaban los judíos. Muchos, si no la mayoría, de los nuevos conversos al cristianismo eran judíos que habían aceptado a Jesús como el Mesías de quien se había profetizado en las Escrituras hebreas (el Antiguo Testamento). Sin embargo, muchos de estos nuevos conversos, aferrándose a tradiciones judías, percibían que Jesús y la fe en Cristo eran un privilegio específicamente judío, que no se debía compartir con los gentiles. Por esto, Pablo enfrentó casi constantemente críticas y disputas por parte de judíos y cristianos que todavía no comprendían el alcance completo del mensaje de Cristo a todo el mundo. La siguiente es una traducción al español de Gálatas 5:13 al 15 en la paráfrasis bíblica The Message [El mensaje): “Dios los ha llamado a una vida libre […] Utilicen su libertad para servirse unos a otros con amor; así es como crece la libertad”. En este mensaje, Pablo estaba llamando a la iglesia primitiva a pensar fuera de los parámetros judeocristianos a los que estaban acostumbrados, y a que sirvieran libremente por medio del amor de Jesús; un amor que se extiende a todos, en todas partes.
Después estaban los romanos, gobernantes del imperio en toda la reglón del Mediterráneo, donde Jesús brindó sus enseñanzas, donde se desarrolló el cristianismo, y por donde Pablo viajó extensamente durante sus viajes misioneros. La época de Pablo también fue la época romana conocida como la “pax romana”, un período de mucha paz y prosperidad que duró un poco más de doscientos años. Vivir en el Imperio Romano era algo bueno, a menos que alguien fuera una amenaza para la gran estabilidad política del Imperio. Los nuevos cristianos fueron críticos de la indulgencia romana, y se negaron a adorar al emperador romano como dios. Con el paso de los años, esto crearía una tensión, que dio como resultado la gran persecución de la iglesia cristiana. Pero el emperador era solo uno de los múltiples dioses a los que adoraban los romanos. En el mundo romano había una gran red de templos dedicados a dioses, que demostraban su compromiso con el complejo sistema de la mitología romana.
Así fue el comienzo del gran movimiento de la Iglesia cristiana, que se encontraba atrapada entre un mundo judío que rechazaba a Jesús o lo quería exclusivamente para sí, y un mundo romano amenazante y de adoración pagana mitológica. Debió haber sido muy alentador para los primeros cristianos repetir entre los fieles las palabras de Jesús: “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso” (Mat. 11:28).
Para pensar y debatir
¿Qué otros grupos estaban presentes durante la época de los Inicios del cristianismo? ¿De qué manera las ideas de esos grupos ayudaron o perjudicaron el desarrollo de la fe cristiana?
Craig Mattson, Lake Tapps, Washington, EE.UU.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*