Lección 13 | Jueves 21 de septiembre 2017 | Señor, ¿A quién serviré? | Escuela Sabática Joven

JUEVES 21 SEPTIEMBRE
SEÑOR, ¿A QUIÉN SERVIRÉ?
Opinión | Gál. 6:10
Quizás uno de los conceptos cristianos más difíciles de poner en práctica se encuentra en Gálatas 6:10. Aunque es bastante simple de entender, la naturaleza humana elude este versículo. Pero son palabras que deberían aplicarse a todos, en cualquier parte; no solo a los cristianos. Aunque para mí este versículo es una máxima universal, abordar este versículo como cristianos podría resultar un asunto complicado. El versículo nos ordena que vayamos a todas las personas para servirlas, no solo a quienes piensan como nosotros o comparten las mismas bases filosóficas: todas las personas. Y eso es difícil.
Vivimos en un mundo que estratifica a la gente. Etiquetamos y agrupamos a los demás en categorías que nos facilitan operar y negociar la sociedad. Pero la Carta a los Gálatas nos instruye a que sirvamos a todos, sin que importe su lugar en la sociedad. Este versículo también nos desafía a servir sin tener en cuenta los sentimientos de otros hacia nosotros o nuestros sentimientos hacia ellos. Esto podría presentar una dificultad abrumadora, si no fuera por el amor de Cristo.
En su Guía de Estudio de la Biblia, William Barclay escribió: “Todo lo que podían hacer era tomar con gratitud maravillada lo que Dios ofrecía; lo importante no era lo que podían hacer por sí mismos, sino lo que Dios había hecho por nosotros”.* Solo cuando nos damos cuenta de la realidad profunda y asombrosa de que, a pesar de nuestra pecaminosidad. Dios nos amó y murió por nosotros, podemos volvernos a la sociedad y ver a todas las personas con amor.
Sin embargo, hay una línea desconcertante en Gálatas 6:10, en la que Pablo dice que sirvamos a todos, pero “en especial a los de la familia de la fe”. ¿Pablo realmente está diciendo que deberíamos tratar mejor a los creyentes que a los no creyentes? ¿O podría ser que Pablo, al escribir a la nueva y flamante iglesia de Galacia, los está llamando a estar unidos como un cuerpo cristiano en Cristo? Debemos recordar que, en la época de esta carta de Pablo, la iglesia cristiana era pequeña, frágil, radical, y mayormente ilegal. Aunque las palabras de Pablo claramente llaman a los seguidores de Cristo a servir a todas las personas, Pablo también está preocupado por estas nuevas comunidades cristianas pequeñas, que debían unirse para resistir las presiones de la sociedad prevaleciente.
¿Cómo es para nosotros hoy, entonces? ¿Debemos servir a todos, pero servir a otros creyentes más o de mejor manera que a los no creyentes? Según el consejo de Pablo a la iglesia de Galacia, nuestra comisión verdaderamente es servir a todos los segmentos de nuestra sociedad estratificada con el amor y el celo de Cristo. Pero también debemos acercarnos, en una relación especial, al cuerpo de nuestra iglesia como hermanos, como un medio de conectar y desarrollar nuestra fe colectiva.
* William Barclay, “The Letters to the Galatians and Ephesians” [Las Epístolas a los Gálatas y a los Efesios],
The New Daily Study Bible [Nueva Biblia de estudio diario) (Escocia: Saint Andrew Press, 2002), p. 13.
Para pensar y debatir
¿Cómo puedes servir a los demás de manera activa hoy?
Julia Armstrong, Auburn, Washington, EE.UU.

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*