Dios envía al Espíritu Santo para que nos ayude. “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo” (Hechos 2:4). eso había venido a este mundo, de modo que no estaba preocu­pado por sí mismo. Pero sentía gran preocupación por sus doce discípulos que lo habían acompa­ñado durante tres años. Sabía que no comprenderían lo que estaba por suceder. Había procurado con frecuencia explicárselo, pero no habían logrado entender que él no sería un rey terrenal. jesús comentó esto con su Padre y le pidió que enviara al i Espíritu Santo a este mundo des­pués que él regresara al cielo. El Espíritu Santo reconfortaría, ilu­minaría y guiaría, no solo a los discípulos de Jesús, sino también a todos los creyentes hasta el re­greso de jesús en gloria y majes­tad. A continuación, jesús recordó el comienzo de su ministerio. Mientras Jesús trabajaba en el taller de carpintería, oyó las noticias del predicador que enseñaba junto al río Jordán. Comprendió que era la persona que había sido enviada con el fin de preparar a la gente para las buenas nuevas del evangelio, jesús guardó las herramientas, se despidió de su familia y se di­rigió hacia el Jordán. Aunque ese predicador era su primo Juan, nunca se habían encontrado. Jesús, al comienzo, se limitó a escuchar lo que Juan predicaba acerca del Mesías que vendría. Hablaba palabras de ánimo para los pecadores. Juan reservaba palabras de fuerte reproche para los hipócritas que habían venido a juzgar su obra, jesús observaba mientras Juan bautizaba a las Lunes Lee Juan 14:15 al 17. Anota Haz una lista de tus mejores amigos o amigas. ¿Qué regalos te gustaría hacerles? Ora hoy por tus amigos.

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Intermediarios, Menores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*