¿Hay algo que te ha provocado miedo alguna vez, como una tormenta eléctrica o un perro grande? El siervo de Elíseo tenía miedo. Pero Elíseo sabía qué hacer. ,l rey de Siria apuntó con su dedo a los oficiales de su ejército. -¡Quiero saber quién le está informando al rey de Israel todos mis planes secretos! -gritó-. Cada vez que voy a atacar a Israel, ¡el Rey lo sabe! ¿Quién de ustedes le está diciendo mis planes? Uno de los oficiales inspiró profundamente y habló. -No es uno de nosotros, señor. El profeta Eliseo le cuenta al rey de Israel todo lo que tú dices, aun las palabras que pronuncias en tu dormitorio. -¡Entonces, averigüen dónde está Eliseo! -gritó el Rey-. ¡Lo capturare­mos! Los oficiales se apresuraron a enviar espías que buscaran a Eliseo. Pronto, lo encontraron. -Eliseo está en la ciudad de Dotán -le dijeron al Rey.- ¡Vayan a capturarlo! -ordenó el Rey-. Lleven caballos, carros y muchos soldados. Vayan esta noche y rodeen la ciudad. Temprano, a la mañana siguiente, el siervo de Eliseo salió a la calle a caminar. Iba sonriendo, hasta que miró hacia afuera de la ciudad y vio el ejército del rey de Siria.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Infantes, Menores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*