Viernes 19 de diciembre
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “La oración por los enfermos”, El ministerio de curación, pp. 171-178; y “Las asechanzas del enemigo”, El conflicto de los siglos, pp. 572-585.
“Cristo […] nos pide que nos identifiquemos con él para la salvación de la humanidad. ‘De gracia recibisteis –dice él–, dad de gracia” (Mat. 10:8). El pecado es el mayor de todos los males, y debemos apiadarnos del pecador y ayudarlo. Son muchos los que yerran, y sienten su vergüenza y desatino. Tienen hambre de palabras de aliento. Miran sus equivocaciones y errores hasta que casi son arrojados a la desesperación. No debemos descuidar a estas almas. […] “Hablad palabras de fe y valor que serán como bálsamo sanador para el golpeado y herido” (DTG 465, 466).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Piensa en una ocasión cuando realmente arruinaste las cosas, te heriste, y dañaste a otros y a Dios por tu pecado. ¿Cuánto significó para ti que personas, sin condonar tus acciones (y que en general y con razón se consternaron por ellas), no obstante te buscaron para animarte y elevarte? ¿Qué recuerdas más acerca de esas experiencias, y cómo pueden esos recuerdos ayudarte a hacer lo mismo por alguien que cometió los mismos errores?
2. Lee Santiago 5:16 con cuidado y oración. ¿Qué importantes lecciones espirituales hay aquí para nosotros? ¿Qué nos dice esto acerca del poder de la oración y cuán importante es para nuestra vida espiritual? Aunque la oración puede y debe ser un asunto privado, en la clase hablen acerca de lo que la oración hace por ustedes, cómo han visto respuestas a las oraciones y cómo han aprendido a confiar en Dios cuando las oraciones no fueron contestadas como deseaban. En definitiva, ¿cuál dirías que es el beneficio práctico más importante que resulta de la “oración eficaz”?

Home

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*