Lección 12 | Martes 20 de marzo 2018 | Pasar tiempo | Escuela Sabática Joven

MARTES 20 DE MARZO
PASAR TIEMPO
TESTIMONIO – 2 CORINTIOS 6:1-4
El talento del tiempo es valioso. Se nos confía cada día, y seremos llamados a dar cuentas a Dios de su uso. Debe ser utilizado para la gloria de Dios, y si queremos prolongar nuestra vida, si queremos ganar la vida que se calcula con la vida de Dios, debemos darle a la mente comida pura. No se debería desperdiciar nada del tiempo que podría haberse usado para un buen fin.
Jesucristo es nuestra piedra de toque espiritual. Él revela al Padre. No se debería dar como alimento al cerebro nada que traiga ante la mente una nube o una neblina con respecto a la Palabra de Dios. No debería prestarse una atención descuidada con respecto al cultivo del suelo del corazón” .1
“Del debido aprovechamiento de nuestro tiempo depende nuestro éxito en la adquisición de conocimiento y cultura mental. El cultivo del intelecto no tiene por qué estar impedido por la pobreza, el origen humilde o el entorno desfavorable. Pero debemos atesorar los momentos. Unos pocos momentos aquí y otros pocos allí que se desperdician en charlas sin objeto; las horas de la mañana tan a menudo desperdiciadas en la cama; el tiempo que pasamos viajando en tranvías o trenes o esperando en la estación; los momentos en que aguardamos la comida o a quienes llegan tarde a una cita; si se tuviera un libro a mano y se aprovecharan esos fragmentos de tiempo en leer, estudiar o pensar atentamente, ¡cuánto podría lograrse! Un propósito resuelto, una labor persistente y la cuidadosa economía del tiempo capacitarán a los hombres para adquirir conocimiento y disciplina mental, los cuales los calificarán para casi cualquier posición de influencia y utilidad.
“Es deber de todo cristiano adquirir hábitos de orden, minuciosidad y prontitud. […] Decidan cuánto tiempo se requiere para hacer una tarea determinada, y entonces dediquen todo esfuerzo a terminar el trabajo en ese tiempo. El ejercicio del poder de la voluntad hará más diestras las manos” .2
“Malgastar el tiempo y despreciar nuestra inteligencia resulta pecaminoso. Perdemos todo momento que dedicamos a nuestros intereses egoístas. Si supiéramos valorar cada momento y emplearlo correctamente tendríamos tiempo para hacer todo lo que necesitamos hacer para nosotros mismos o para el mundo. Al desembolsar dinero, al usar el tiempo, las fuerzas y las oportunidades, mire todo cristiano a Dios y pídale que lo dirija” .3
1 Mente, carácter y personalidad, tomo 1, p. 92. | 2 Palabras de vida del gran Maestro, p. 279.
3 El ministerio de curación, p. 159.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*