Lección 12 | Lunes 18 de diciembre 2017 | Todo el deber del hombre | Escuela Sabática Joven

LUNES 18 DE DICIEMBRE
TODO EL DEBER DEL HOMBRE
Logos | Romanos 12:9-21; 13:7, 11-14; 1 Pedro 4:1 Vivir por Dios (1 Pedro 4:1)
Entre los asuntos debatidos acaloradamente de nuestra época, como política, dieta, modestia y muchos otros, está la pregunta de si nos destacamos como sacrificios vivos por Cristo. En un mundo pecaminoso es difícil luchar contra el pecado y vencerlo, porque el pionero del pecado está por todas partes. Cristo experimentó los mismos desafíos cuando estaba luchando por nuestra salvación. Enfrentó rechazos, hostilidad y múltiples tentaciones de pecar. No obstante, Cristo triunfó sobre el pecado (Juan 16:33).
Pedro utiliza el ejemplo de Cristo para llamar a los cristianos a vivir por Dios. El tema que sobresale en el mensaje de Pedro es la actitud de compromiso. Dios quiere que tengamos un nivel de compromiso similar al de Cristo, cuando soportó todos los desafíos para lograr la victoria sobre el pecado. Jesús hace eco de la misma idea en Mateo 16:24: “Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme”.
Como jóvenes cristianos, enfrentamos muchos desafíos. Muchos de nosotros nos perdemos tareas de materias en la universidad porque ocurren los sábados. Otros tienen que perderse actividades institucionales que se organizan en sábado. Estos son solo algunos ejemplos. Sin embargo, en nuestra búsqueda de la victoria sobre el pecado debemos estar listos para sacrificar cualquier cosa y estar dispuestos a abandonar cualquier cosa que se interponga entre Dios y nosotros.
El amor es la base (Romanos 12:9-21)
Los cristianos de la época de Pablo enfrentaron desafíos similares a los que los cristianos enfrentan hoy. Había problemas políticos (Rom. 13:1-7) y más problemas surgieron sobre cómo debía comportarse un cristiano. Al final, cada persona tiene derecho a dar su opinión, pero los lineamientos siguen siendo lo que Dios estipula en la Biblia.
La Biblia es la “constitución” para los cristianos, y lo que esta dice sobre el amor es la verdad absoluta. Cuando nos falta amor, se genera en nosotros enemistad y odio. Comenzamos a odiar a Dios y a nuestro prójimo. La enemistad y el odio son productos del pecado. En el libro de Romanos, Pablo anima a los cristianos a expresar amor a los demás cristianos e incluso a personas que no profesan su fe. Además, Pablo define el tipo de amor que deberían demostrar los cristianos.
“El amor profesado por los cristianos entre sí debiera ser sincero, libre de engaño y de lisonjas engañosas y sin sentido. Dependiendo de la gracia divina, deben detestar y temer todo mal, y amar y deleitarse en todo lo amable y útil. No solo debemos hacer lo bueno, sino que debemos aferrarnos a eso. Todo nuestro deber para con los demás se resume en una palabra: amor”.1
Con ese tipo de amor podemos comportarnos como padres para con nuestros hijos, siendo tiernos, naturales y espontáneos. Podemos procurar hacer el bien, no maldecir, y compartir los gozos de los demás al avanzar hada la verdadera santidad.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*