Lección 11 | Sábado 9 de diciembre 2017 | El camino a la reconciliación | Escuela Sabática Joven

“Por lo tanto, pregunto: ¿Acaso rechazó Dios a su pueblo? ¡De ninguna manera! Yo mismo soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de Benjamín” (Romanos 11:1).
SÁBADO 9 DE DICIEMBRE
EL CAMINO A LA RECONCILIACIÓN
Introducción | Romanos 11:28-36
Bienvenidos a Pecadores Anónimos (PA). Somos una organización internacional de individuos que, en algún punto de sus vidas, luchan con el pecado. Unirse a nuestra organización es totalmente gratuito. Muchas de nuestras reuniones se llevan a cabo en espacios públicos, como iglesias y centros comunitarios. Tenemos un programa de 12 pasos que cada miembro ha de seguir para formar parte de la familia de Dios:
1. Admitir que somos impotentes ante el pecado.
2. Creer que un Poder mayor a nosotros puede devolvernos el sano juicio.
3. Decidir poner nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios.
4. Permitir que el Espíritu de Dios nos examine.
5. Reconocer, ante Dios, nosotros mismos y otros seres humanos, la naturaleza exacta de nuestros errores.
6. Estar completamente dispuestos a dejar que Dios nos libre de nuestros defectos de carácter.
7. Pedir humildemente a Dios que nos libre de nuestros defectos.
8. Hacer una lista de todas aquellas personas a quienes hemos ofendido y estar dispuestos a reparar el daño que les causamos.
9. Reparar, a cuantos nos sea posible, el daño causado directamente a ellos, excepto cuando hacerlo resulte en perjuicio para ellos o para otros.
10. Continuar haciendo nuestro inventario personal y admitir inmediatamente cuando nos equivocamos.
11. Buscar, a través de la oración y la meditación, mejorar nuestro contacto consciente con Dios en la forma en que lo entendemos, pidiéndole solamente que nos deje conocer su voluntad para nosotros y nos dé fortaleza para cumplirla.
12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, abocarnos a practicar estos principios en todos nuestros asuntos y a llevar este mensaje a otros pecadores.
Esta semana veremos que, aunque quizá no entendamos por qué Dios hace lo que hace, a través de su infinita sabiduría podemos tener una relación con él y participar de las promesas que dio a su pueblo. Realmente, toda la gloria le pertenece a él.
Dawnette Chambers, Austin, Texas, EE.UU.

Compartir

Recomendado

Comentarios de Facebook

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*